ESCUDO

 

Ampliar

LECTURA HERÁLDICA

Es indudable, que quienquiera haya sido el autor del Escudo Nacional, conocía las leyes de la Heráldica. Sólo así pudo lograr el conjunto armónico que muestran sus esmaltes y sus figuras.

Forma: elipse, proporción 7,7 : 5,1, filiera de sable.

Su campo está dividido en dos cuarteles: el superior, azur celeste ; el inferior de plata,

En el cuartel inferior dos brazos diestros desnudos, entrelazan sus manos y  sostienen una pica  en cuyo extremo y ya sobre el campo superior, se ubica un gorro frigio. 

A ambos lados del escudo, dos guías de laurel, unidos bajo el blasón con un lazo de cinta en franjas de azur las exteriores y plata la media.

En la parte superior, un sol naciente figurado, de oro, con veintiún rayos alternando flamígeros y rectos 

 

SIMBOLOGÍA

La forma elíptica del cuerpo de este escudo (uno de los primeros escudos patrios en el continente americano) se corresponde con la vista del perfil superior de una cabeza humana ya que a ella se acomoda armoniosamente una laurea, tal escudo elíptico se haya dividido pareja y armoniosamente en dos campos: el de la mitad superior es de esmalte azur (azul celeste) y el de la mitad inferior es de esmalte plata (blanco),los colores de las franjas de la bandera argentina.
A este diseño basal se suman, con bastante discreción, otros símbolos.
A los antebrazos humanos que estrechan sus manos diestras se le atribuye el hermanamiento de las provincias que conformaron las Provincias Unidas del Río de la Plata antecedentes directos de la actual República Argentina; el gorro frigio dirigido hacia la izquierda (signo jacobino , de gules ( o punzó), simboliza la libertad y está sostenido por ambas manos de una pica vertical simétrica en medio de los campos del escudo que simboliza el compromiso solidario de las provincias de defender la libertad incluso con las armas (en la Antigüedad romana existía la ceremonia por la cual alguien era reconocido libre al ser tocado con una pica en su cabeza). El sol naciente en esmalte oro, de rayos rectos y flamígeros alternados simboliza la nueva nación. la Laurea (o los laureles) dispuestos como coronando la cabeza de todo argentino o argentina representan la victoria y triunfo en el logro de la independencia, y como reza el Himno Nacional Argentino, deben ser mantenidos. Por último, la cinta en forma de moño (otro signo de unión) con los colores azur (en este caso: azul-celeste) y plata (blanco), los mismos de los cuarteles del escudo, representan la nacionalidad argentina y la lucha por la dignidad e independencia de la humanidad, dignidad e independencia que se emblematiza en los colores de un cielo diurno.

 

http://www.aimdigital.com.ar/2016/03/11/12-de-marzo-dia-del-escudo-de-la-republica-argentina-2/

 

Historia y Evolución del Escudo Click aquí      

Curiosa  Semejanza

 

Imagen:Emblemalaissez-passer.JPG

 

El emblema del que se valían como laissez-passer (billete de salvoconducto) los miembros de un club revolucionario francés para acceder a la Asamblea Legislativa entre 1790 y 1793 tiene una clara similitud con el escudo argentino, salvo que tiene en el azul referencias marinas, en lugar de referencias celestes, y el sol no es el sol de mayo, de referencias incaicas. Aparece en una ilustración que figura en la obra La Revolución Francesa, de Michel Vovelle (Tomo 3° página 216). En la Biblioteca Nacional de Francia aparece como "Código de la Colección Qb.1 Año 1793". Posiblemente el diseño había sido obtenido por un argentino durante ese turbulento período o llevado por un jacobino que podría haber viajado para combatir por la independencia argentina (podemos recordar que Mme. Elisa Pichegru era una jacobina refugiada luego en el actual territorio argentino y amiga íntima de Manuel Belgrano).

Lo concreto es que esa credencial era ya utilizada dos décadas antes de que la Asamblea General Constituyente de 1813 resolviese adoptar el conocido blasón nacional.

Las iniciales "BR" que aparecen en un círculo bajo la cinta roja que une a los laureles significan "Bibliothèque Royale", razón por la cual también está incluida la corona real. Las letras "Lat" que se ven en el borde derecho del escudo, a la altura de los rayos segundo y tercero del sol, corresponden a la "Colección Latarrade" de la que formaba parte esa estampa y cuyo propietario del mismo nombre vendió una parte a la Biblioteca Nacional de Francia en 1841. A su vez, la familia de Latarrade, en 1863, donó a la misma institución otros quince mil grabados, de donde surge que la proveniencia del referido emblema está perfectamente certificada.

El misterio subsiste desde hace 193 años. Tal vez el emblema revolucionario francés de 1790 pueda aportar una perspectiva diferente que aliente a los historiadores a tratar de develar la incógnita.

http://www.lanacion.com.ar/Archivo/nota.asp?nota_id=849281

Por Carlos Ortiz de Rozas
El autor fue embajador argentino en Francia (1984-1989). 

MÁS  INFORMACIÓN http://www.tyhturismo.com/data/destinos/argentina/escudo_nacional.htm

http://www.redargentina.com/ESCUDOS/

http://bicentenariodistinto.blogspot.com.ar/origenes-masonicos-del-escudo.html

BANDERA

  Está compuesta por tres franjas horizontales de igual tamaño, la superior y la inferior de color azul celeste, y la central blanca; en el centro, un sol amarillo oro.

Las medidas de la Bandera Oficial son 1,40 m de largo por 0,90 m de alto, una proporción 9/14.

Los argentinos llamamos simplemente celeste al tono claro de azul de nuestra bandera (en inglés, el adjetivo cerulean significa lo mismo, “color del cielo”). De modo que celeste y blanca es más frecuente que azul y blanca al referirnos a la bandera. Más allá de esta definición, se ha debatido desde siempre cuál sería el tono exacto de este celeste o azul claro.

El Ministerio del Interior, estableció recientemente para todos los municipios del país, en la normativa, el color celeste que debe estar en las banderas confeccionadas a partir del 2011.

HISTORIA  

En 1811, las tropas a las órdenes de Manuel Belgrano comienzan a utilizar una escarapela bicolor azul-celeste y blanco. El mismo Belgrano expresó en un informe oficial que no usaba el rojo "para evitar confusiones", ya que los ejércitos "realistas" (es decir, los españoles y sus aliados) usaban ese color. Eso demuestra que el uso del rojo era bastante común entre los patriotas, así como se utilizaba en Paraguay, y en general en los movimientos de relación con la revolución, inspirados en la tricolor.

Entre 1812 y 1813, Manuel Belgrano usó varios diseños de banderas, no quedando definitivamente establecido cuál fue su primer diseño. Pero siempre tenían dos colores: Blanco y azul-celeste. En cuanto a las dos franjas celestes, cabe aclarar que Manuel Belgrano las propuso, al igual que para la escarapela argentina (azul celeste), de un color azul próximo al turquesa; pero como en la Argentina de entonces —o Provincias Unidas de Sud América, o Provincias Unidas del Río de la Plata— era bastante difícil encontrar paños de color azul celeste o turquesa, se optó por utilizar provisionalmente el color azul o el color celeste. El celeste era el color de la Virgen, del que Belgrano era devoto, así como también era combinado con el blanco, el color de la casa de Borbón. El 27 de febrero de 1812 Belgrano establece un par de baterías de artillería llamadas Libertad e Independencia en ambas orillas del río Paraná, próximas a la entonces pequeña población conocida como Villa de El Rosario (la actual ciudad de Rosario. En esa misma fecha, hacia las 18:30, y en solemne ceremonia Belgrano dispone que sea por vez primera enarbolada la bandera de su creación.

Hay que recordar que no hubo una "Jura a la Bandera", sino una "Jura" al Congreso Constituyente del Año XIII. Y que el Gobierno Nacional por entonces desautorizó al General Belgrano a utilizarla, por razones de política internacional

. La primera vez que la bandera se izó en Buenos Aires fue el 23 de agosto de 1812, en la torre de la iglesia de San Nicolás de Bari, donde hoy se encuentra el Obelisco.

La Asamblea de 1813 promovió en secreto su uso, pero no produjo normas escritas al respecto. El Gobierno no deseaba insistir en ese momento con símbolos independentistas.

Tras la declaración de independencia el 9 de julio de 1816, la bandera azul celeste y blanca fue adoptada como símbolo por el Congreso el 20 de julio de 1816; el Congreso le agregó el sol el     25 de febrero de 1818.

El 8 de junio de 1938, con aprobación del Congreso, el entonces Presidente de la Nación, Roberto M. Ortiz, promulgó la ley 12361. Esta dispone que el 20 de junio es el Día de la Bandera y lo declara feriado nacional, como homenaje a Manuel Belgrano (fallecido el 20 de junio de 1820).

Videos http://youtu.be/tdHnXRuHsvI      http://youtu.be/GkN9QHiDKbA
 Más Información   http://es.wikipedia.org/wiki/Banderas_hist%C3%B3ricas_de_la_Argentina

http://www.holacaseros.com.ar/articulos.asp?Nota=289

http://www.lagazeta.com.ar/banderaderosas.htm

BANDERA de MACHA

La Primera Bandera y su destino

Cuando los realistas retomaron la iniciativa  sorprendieron a Belgrano en Vilcapugio y Ayohuma.La retirada fue penosa, se perdieron hombres y equipo, pero para proteger la Bandera, Belgrano fue a la iglesia de Macha, un pueblo cercano al teatro de operaciones, y escondió la Enseña detrás de un cuadro. Pasado el desastre, Belgrano fue reclamado por el Gobierno de Bs. As. para iniciarle un proceso por las derrotas que había sufrido. Después de eso fue relevado y enviado a misiones diplomáticas. De hecho todos se olvidaron de esa primera Bandera Nacional, se hicieron otras pero la primera quedó en el descuido hasta que muchos años después de que terminar  la guerra, el párroco del lugar se dio a arreglar y limpiar el viejo templo y sus imágenes, así fue que encontró la gloriosa Bandera. La Enseña fue enviada al Museo de la Independencia en Sucre y ahí conserva en una vitrina  donde uno puede sorprenderse ver los colores invertidos, azul al medio y el blanco a los lados. La recuerdan como Bandera de Macha y el Gobierno de Bolivia le cedió a Salta una réplica, pero nuestra Bandera original, aquella que enarboló Belgrano por primera vez, duerme su sueño de gloria en Bolivia.

  https://youtu.be/IPHds05d_08

Más Información   Bicentenario de la Bandera - Homenaje a Manuel Belgrano  

http://www.lanacion.com.ar/. . .la-bandera-de-belgrano-vuelve-a-vivir-. . . 

Bandera Naciona de la Libertad Civil

El 29 de abril de 2015 la Bandera Nacional de la Libertad Civil quedó reconocida como una segunda enseña patria por ley 27.134 (sancionada el 29/4/2015, promulgada de hecho el 4/6/2015 y publicada el 8/6/2015) se declaró el reconocimiento como símbolo patrio histórico, a la “Bandera Nacional de la Libertad Civil” creada por el general Manuel Belgrano, hecha bendecir y entregada por él al Cabildo de Jujuy como la Bandera Provincial, el 25 de mayo de 1813,  a modo de gratificación por los valores y sacrificios comprometidos por la población de esa jurisdicción en la lucha por la Emancipación.

El Cabildo por acta del ayuntamiento de Jujuy del 29 de Mayo de 1813 en donde los cabildantes y sin presencia de un Escribano, titulan al paño como "Bandera de la Libertad Civil".
Con este trámite, se completó el proceso de formación de la ley, que fue sancionada por la Cámara de Diputados en abril pasado y por el Senado nacional en el 2013.

Más Información  

Bandera 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Por Roberto A. Ferrero (Historiador)

Los comienzos del año 1812, el año III de la Revolución, se presentaban mal para el arbitrario gobierno del Primer Triunvirato, que integraban Juan José Paso, Feliciano Chiclana y Manuel de Sarratea, pero que obedecía a la poderosa voluntad de su ministro de Guerra, Bernardino Rivadavia.

En efecto, políticamente, las provincias estaban muy disconformes con el Triunvirato porque tenía sus orígenes en el golpe de Estado puramente porteño del 23 de septiembre de 1811, que había disuelto el gobierno precedente –realmente representativo de todas las provincias–, y había expulsado de vuelta a sus lares a los diputados del interior y el Litoral. Militarmente, la flotilla de Azopardo y Bouchardo se vio desecha por los realistas en el combate naval de San Nicolás en marzo del año anterior.

Por el Norte, el desastre Huaqui había abierto las puertas de Salta y Tucumán a las tropas españolas de Goyeneche y Pio Tristán y Montevideo seguía en manos de los leales al rey.

Para colmo, el general Antonio Gaspar de Vigodet, que reemplazó provisoriamente al virrey Francisco Javier de Elío, rompió en enero el vergonzoso convenio que había asegurado la paz en el Litoral al precio de cederle toda la Banda Oriental del Uruguay y parte de Entre Rios. Ahora, los navíos de Vigodet incursionaban por el río Paraná, aterrorizando a las poblaciones costeras y apoderándose de reses y vituallas para aprovisionar a Montevideo.

Para poner fin a esta situación, el Triunvirato acudió nuevamente a los servicios del general –entonces coronel– Manuel Belgrano.

Un patriota todoterreno. Belgrano era un hombre que, efectivamente, había servido a su patria en varios terrenos. Por empezar, era abogado diplomado.

Cuando joven, siendo secretario del Consulado de Buenos Aires, había teorizado y proyectado como economista, bregando entusiastamente por la industria, el comercio y la agricultura del país; posteriormente había incursionado en el periodismo; en los meses previos a la Revolución actuaría como un político subversivo; después del 25 de Mayo aceptaría ser militar para expedicionar –sin suerte– sobre el Paraguay, al que volvería en agosto de 1811 como diplomático, encargado de obtener la sumisión del estado guaraní a Buenos Aires.

De vuelta de esta fracasada misión a fin de año, el Triunvirato le encargó en enero de 1812 la nada fácil tarea de disuadir a los realistas de sus correrías fluviales.

El general-doctor parecía el hombre adecuado para la situación. Era respetuoso de las autoridades superiores, modesto, frugal, honrado, de clara inteligencia y heroico en las batallas.

No perdía su temple en las derrotas y se afanaba por instruirse en las artes militares, en las que tenía 13 años de experiencia en las milicias urbanas, pese a la leyenda “civilista”.

Claro que no era un santo laico, como pretendió pintarlo Mitre; era un hombre con sus virtudes y defectos: era bastante mujeriego (“a las pobres mujeres he mentido diciéndoles que las quiero, no habiendo entregado a ninguna jamás mi corazón”, confesaría a Güemes); despreciaba a los pueblos federales del interior, a los que llamaba “la canalla”; dejó en libertad bajo palabra al general enemigo Pío Tristán pero fusiló sin proceso al caudillo artiguista de Santiago del Estero, Juan Francisco Borges; y detestaba porteñamente a Artigas, a quien acusaba falsamente de estar al servicio de los realistas.

Rosario. Así fue que Belgrano quedó encargado de fortificar las riberas del Paraná en la jurisdicción de la actual ciudad de Rosario, entonces un pequeño villorrio. Para hacerlo, partió de la Capital el 24 de enero de 1812, al frente de Cuerpo Primero de Infantería y del Cuerpo de Castas. Arribó a su destino el día 7 del mes siguiente.

De inmediato, con ayuda del vecindario y bajo la dirección del capitán de Artillería José Rueda y del teniente coronel Ángel Monasterio comenzaron a edificarse las dos pequeñas fortificaciones (las “baterías”) planeadas: la bautizada “Libertad”, sobre la costa, y la llamada “Independencia” en una isla a mil metros de ella.

Pronto estuvieron terminadas y artilladas, pero el diligente Belgrano –el “bomberito de la Patria” le llamarían sus soldados– no se conformaba con los aspectos puramente materiales de su misión.

Sabía de la importancia de los valores simbólicos y emotivos en la lucha entablada por la independencia, así que solicitó al Triunvirato que creara una “escarapela nacional” para que los soldados “no se equivoquen”, distinguiéndola de la española que aún seguían usando.

El Gobierno consintió en lo pedido el 18 de febrero y entonces el general fue por más: escribió al Triunvirato el 26 poniendo de relieve la necesidad de tener un pabellón propio, porque “las banderas de nuestros enemigos son las que hasta ahora hemos usado”, como decía con toda lógica.

Con la misma lógica también dio por sentado que Buenos Aires aprobaría su propuesta, y sin esperar respuesta, al día siguiente enarboló por primera vez una bandera de su creación, de color celeste y blanco, en la batería “Libertad”, en el atardecer de aquel 27 de febrero de 1812.

En la ocasión, frente a sus soldados –ya reforzados con la llegada de los “Dragones de la Patria” y los “Granaderos de Fernando VII”–, dijo en una arenga: “Soldados de la Patria: en este punto hemos tenido la gloria de vestir la escarapela nacional que ha designado nuestro excelentísimo Gobierno; en aquél, la batería Independencia, nuestras armas aumentarán las suyas.

Juremos vencer a los enemigos interiores y exteriores, y la América del Sur será el templo de la independencia y la libertad. En fe de que así lo juráis, decid conmigo: ¡Viva la Patria!”. Enseguida informó al Triunvirato: “Siendo preciso enarbolar bandera, y no teniéndola, la mandé hacer blanca y celeste conforme a los colores de la escarapela nacional; espero que sea de la aprobación de V.E”. Dice M. Saravia que el pabellón fue hecho por la rosarina María Catalina Echevarría e izada por otro hijo de Rosario: don Cosme Maciel.

Pero el antiguo secretario del Consulado de Buenos Aires se engañaba acerca del grado de patriotismo de sus amigos porteños. Prisioneros de su propio conservadurismo político y de su sumisión a los intereses de Gran Bretaña, Rivadavia y el Triunvirato rechazaban toda idea de Independencia, que en cambio sostenían desde un principio Belgrano y Artigas.

De allí que, lejos de alegrarse por la creación de un símbolo evidente de ella como era la ostentación de un pabellón distinto, repudiaron la iniciativa del prócer. Le ordenaron que hiciese “pasar por un rasgo de entusiasmo el suceso de la bandera blanca y celeste enarbolada, ocultándola disimuladamente y subrogándola con la que se le envía, que es la que hasta ahora se usa en esta fortaleza (la Casa de gobierno), y 
que hace el centro del Estado”.

Por suerte para él, Belgrano no se en­teró de la reprimenda, ya había partido para Salta a hacerse cargo del des­moralizado Ejército del Norte, derrotado por los realistas en el bien llamado “Desastre de Huaqui” del 20 de ju­nio de 1811. De allí que, después de re­cibir el mando en Yatasto de manos de Juan Martín de Pueyrredón, volvió a exhibir el pabellón nacional el 25 de Mayo de 1812, en la Iglesia Matriz y en la Plaza Mayor de Jujuy. Recibió una se­gunda reprimenda… que esta vez sí leyó.­­­

¿Cómo era la bandera? Finalmente, ¿cómo era la bandera del General Belgrano? Mitre dice que “azul y blanca, reflejo del hermoso cielo de la Patria”, pero esta frase debe estimarse apenas como una licencia poética del biógrafo.

En primer lugar, porque no era “azul”, sino celeste, como escribió su mismo creador, y el celeste es una tonalidad más suave del azul, de la que toma su especificidad; y en segundo porque Belgrano no se inspiró al hacerla en el “cielo de la Patria”, sino que –con escrupulosidad legal, como buen abogado que también era– se atuvo a los colores ordenados por el Gobierno para la escarapela.

Y estos colores no eran, como equivocadamente se dijo, los del “manto Celeste” de los retratos de la Virgen María, porque ellos, como demostró Rafael Garzón entre nosotros, eran los azules. En realidad, el color celeste proviene directamente de la Banda Celeste y Blanca (blanca al medio) de la Orden Real de los Borbones, creada en 1771 por Carlos III y exhibida por los varones de esa rama de la realeza.

De conformidad con los deseos del ministro Plenipotenciario de Gran Bretaña en Río de Janeiro, Lord Strangford, el Primer Triunvirato siguió recubriéndose todavía en 1812 con la llamada “Máscara de Fernando VII” y, en consecuencia, es natural que eligiera, como eligió, para la “escarapela nacional” los colores de los Borbones reinantes en España. Belgrano no hizo sino extraerlos de ella, legalmente. Todo está escrito y no hay misterio con relación a ello.

Lo que sí constituye una incógnita es saber cómo estaban dispuestos los dos colores elegidos, ya que Belgrano no lo dijo en sus comunicaciones al gobierno. Había al menos cuatro versiones: la que dice que aquella bandera era exactamente igual a la actual; la que sostiene que, aun siendo horizontales en su disposición, estaba el celeste al medio y el blanco arriba y abajo; una tercera concuerda en la horizontalidad de las franjas, pero no en el número de ellas: habrían sido dos solamente, una celeste y otra blanca; y la última hipótesis acepta que fueran solo dos colores, pero dispuestos en paños verticales.

La versión más propiamente histórica, basada en la tradición oral, afirma que después de su derrota en Ayohuma (4 de noviembre de 1813), el general Belgrano, para evitar que cayera en poder de los españoles, entregó a su gran amigo el padre Juan de Dios Aranívar, cura de la localidad boliviana de Macha, la bandera que había izado en Rosario un año y medio atrás.

El sacerdote la escondió tras un cuadro de Santa Teresa que pendía de las paredes de la capilla de la vecina localidad de Tiriri, donde fue descubierta a fines del siglo XIX: tenía 2,25 metros de largo por 1,60 de ancho y sus colores, verticales, aportaban una quinta versión: tres franjas blanco-celeste-blanco... Mas esto no acaba con los enigmas, ya que en aquel mismo momento, escondida en otro cuadro de la misma santa, se descubrió una segunda bandera: esta, sí, igual a la actual, de 2,34 por 1,36 metros.

La tradición oral quiere que este pabellón sea aquel que el general hizo tremolar en Jujuy en el segundo aniversario de la Revolución de Mayo, con lo cual viene a resultar que Belgrano no habría creado una bandera argentina sino dos.

El enigma está lejos de haber sido resuelto del todo, pero lo cierto es que nuestro pabellón fue recién aprobada oficialmente por el Congreso de Tucumán en julio de 1816 con el formato actual, al que se le agregó el 25 de febrero de 1818 el distintivo central del sol incaico propuesto por el diputado bonaerense, padre Luis José Chorroarín. Tal el proceso de constitución de nuestra enseña nacional, sus peripecias y sus enigmas.

Más Información

http://www.lavoz.com.ar/suplementos/temas/argentinaperipecias-enigmas-bandera
ESTANDARTE PRESIDENCIAL

El Estandarte del Presidente es un cuadrado con los colores del Escudo Argentino clásico en el centro y cuatro estrellas,  una en cada ángulo.

Símbolo del poder, que se iza marcando el lugar  donde está el presidente.

http://es.wikipedia.org/wiki/Gobernantes_de_Argentina

Manuel Belgrano

www.todo-argentina.net/ biografias/belgrano/901familia.htm

http://www.mendoza.edu.ar/efemerid/6_bander.htm

Página web

http://www.argentina.gov.ar

http://www.portalargentino.net

MAPAS http://www.capraro.com.ar/old_web/material_did_Mapas.htm

Video

https://youtu.be/wkuDhJWT9r8

TERRITORIOS  ARGENTINOS EXTRA CONTINENTALES
ISLAS MALVINAS

 

 

Tierra del Fuego A.I.A.S.

 

 

  CONSTITUCIÓN ARGENTINA, Primer disposición transitoria

  "La Nación Argentina ratifica su legítima e imprescriptible soberanía sobre las islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur y los espacios marítimos e insulares correspondientes, por ser parte integrante del territorio nacional. La recuperación de dichos territorios y el ejercicio pleno de la soberanía, respetando el modo de vida de sus habitantes, y conforme a los principios del derecho internacional constituyen un objetivo permanente e irrenunciable del pueblo argentino."
                   

           

 

La bandera de las islas ha sufrido numerosas modificaciones desde 1823 y la recuperación de la Islas ( y pérdida ) hasta 1985 fué la de la provincia de Tierra del Fuego A.I.A.S., y desde 1985 la Nacional al ser comprendida dentro de una de las cuatro divisiones territoriales de la Provincia.


El Archipiélago de las Islas Malvinas está formado por dos islas mayores (Gran Malvina y Soledad) y más de 200 islas e islotes que ocupan una superficie de 12.000 Km2, situadas a menos de 700 Km. de las costas patagónicas. Estas islas están emplazadas sobre una meseta y se las considera relacionadas con las sierras australes de Buenos Aires y el plegamiento de Cabo de África.

De costas predominantemente escarpadas, alternadas con ensenadas y algunas bahías con playas de arena blanca, su interior se encuentra cubierto por praderas y afloramiento de roca cuarcíferas, salpicado por lagunas y turbales, con elevaciones que no superan los 700 m. de altura.
Carentes por completo de árboles y azotadas por los fuertes vientos del Atlántico Sur, las Islas Malvinas son un paraíso para la fauna marina, que se ha transformado en su principal atractivo turístico.
La población civil apenas supera los 2.200 habitantes, repartida entre la capital Puerto Argentino y el campo.

 

M A L V I N A S

         https://es.wikipedia.org/wiki/Islas_Malvinas

http://www.wikiwand.com/es/Surgimiento_del_Estado_Argentino

Videos

https://www.youtube.com/results?search_query=malvinas+documental

ANTÁRTIDA

En 1904 se inicia la ocupación permanente de la Antártida Argentina, con el izamiento del pabellón en Orcadas el 22 de febrero de ese año.

Cabe destacar que durante 40 años la Argentina fue el único ocupante permanente del Antártico, hecho que constituye el mejor de nuestros títulos de soberanía en el área.

La presencia argentina en la Antártida tiene ya 103 años, récord que nos enorgullece, y han sido frecuentes los actos de gobierno y administrativos en relación con nuestras actividades y en defensa de los derechos argentinos. Entre las disposiciones legales de mayor importancia debemos citar el decreto del Presidente Roca de 1904 por el que se establece el Observatorio Meteorológico Antártico Argentino, el decreto de 1951 que crea el Instituto Antártico Argentino, el decreto-ley 2191, que fija los límites del Sector Antártico y la ley 18.513 de 1969 que crea la Dirección Nacional del Antártico. A estas disposiciones deben agregarse, desde la vigencia del Tratado Antártico, las recomendaciones aprobadas por el Gobierno argentino que fueron adoptadas en cada una de las Reuniones Consultivas antárticas.

Los títulos de soberanía de nuestro país sobre ese sector son múltiples, siendo los principales las siguientes: 1, continuidad geográfica y geológica, 2. herencia histórica de España, 3. actividades foqueras desde que éstas comenzaron en la región; 4. ocupación permanente de una estación científica que se mantiene desde comienzos de siglo hasta nuestros días: el Observatorio Meteorológico y Magnético de las Islas Orcadas del Sur, inaugurado en 1904; 5. instalación y mantenimiento de otras bases temporarias en la península antártica e islas adyacentes; también en la barrera de hielo de Filtchner, aparte de numerosos refugios en distintos puntos del sector; 6. trabajos de exploración, estudios científicos y cartográficos en forma continuada; 7. instalación y mantenimiento de faros y ayudas a la navegación; 8. tareas de rescate, auxilio o apoyo, tales como el salvamento a comienzos del siglo XX del eminente sabio explorador sueco Otto Nordenskjöld y sus compañeros, el rescate de un enfermo y un accidentado, ambos ingleses de la apartada estación de Fossil Bluff; 9. presencia argentina en tierra, mar y aire en todo el Sector, inclusive el mismo Polo Sur, alcanzado en tres oportunidades alternativamente por aviones navales y de la Fuerza Aérea y por la expedición terrestre de Ejército conocida como Operación 90.

 

  Más Información

  www.dna.gov.ar             http://www.geonames.de/couar.html

http//heraldicaargentina.com.ar/2-ProvinciaTierradelFuego.htm

VIDEOS

https://www.youtube.com/results?search_query=antartada+argentina

 

 

     VOLVER    AVANZAR  

        

 Guarde este enlace

 

y disfrútelo con tiempo

 

 
http://www....yvettedefrance.com. . .%2FPhotos. . . Argentine%2FArgentine.htm