PEHUEN Có -  Partido  CORONEL ROSALES  

ESCUDO

 

LOGO MUNICIPAL

 

 

HERÁLDICA

Usa el del Partido

 

 

 

 

 

 

LOGO 

Los medanos en azul, los pinos en verde y el sol pleno en rojo con el nombre debajo para representar sus bondades:

DESPERTAR CON LOS PÁJAROS, CAMINAR BAJO LA SOMBRA DE
AÑOSOS ÁRBOLES HASTA UNA PLAYA QUE SE DESCUBRE ENTRE LOS MEDANOS, PARA DISFRUTAR DEL SOL QUE SALE Y SE PONE EN EL MAR Y LAS AGUAS MAS CALIDAS DE LA COSTA,
CON TODO EL ESPACIO, LA TRANQUILIDAD Y
LA SEGURIDAD QUE SU FAMILIA DESEA.
ESTO ES PEHUEN-CO "PAISAJE VERDE JUNTO AL MAR".
EL RINCÓN MAS APACIBLE DE LA COSTA ATLÁNTICA.

 

Más Información

http://www.pehuenco.com.ar/

HISTORIA   

 

 

 

 

 

 

 

Fundada en 1947 por Avelino González Martínez y luego continuada su desarollo por sus hijos "Moro" Maria Esther González Martínez, Horacio V. González Martínez y Avelino C. González Martínez.

Aquellas tierras fueron recorridas por primera vez por el naturalista inglés Charles Darwin, en busca de restos fósiles y nuevos especímenes de flora y fauna, hacia 1832. Como consecuencia de ello realizó un importante hallazgo relacionado con la biología, al descubrir un arbusto desprovisto de hojas, que luego la comunidad científica denominaría Neosparton darwinii, vegetal endémico de la zona de Pehuen Có.

En 1882 dichas tierras fueron adquiridas en remate público por el señor José María Bustos, quien luego las vendió a los hermanos Modesto y Avelino González Martínez. Esta familia residía en la estancia "El Palomar", asentada cerca del río Sauce Grande y separada por unos 8 kilómetros de Pehuen Có, llamado en ese entonces simplemente "la playa" o "la costa". Desde allí partían todos los veranos en un carruaje tirado por caballos, en un viaje lento y fatigoso pero lleno de expectativas y alegría. Primos, tíos, abuelos y amigos eran los infaltables compañeros de la travesía. Años después llevaron una casilla rodante, de las que utilizaban las trilladoras de principios de siglo para alojar a la peonada, y también construyeron en la playa una "enramada" de madera y techo de paja. Ambas volvían a la estancia pasado el verano.

Finalmente hacia 1929 don Avelino adquirió un camión Chevrolet adaptado para el transporte de pasajeros. Sentados frente a frente, sobre tablones de madera, cabrían entre 12 y 14 personas y permitió, sin duda, que los viajes sean más cortos y más frecuentes. Por aquellos años se sumarían los primeros veraneantes: las familias de Luis Morado Veres y su esposa "Piro" Portillo y Juan Viera y su señora "Clota" Medús que, junto a amigos y familiares, instalaron carpas de lona año tras año hasta levantar finalmente unas casillas de madera y zinc con un local central con techo de paja vizcachera. "El campamento" fue el nombre con que se conocieron dichas instalaciones mientras se usaron.

Hacia 1936, al quedar don Avelino como único propietario de las tierras, se afianzó la idea de crear un balneario, inspirándose en un paraje de la costa atlántica francesa llamado "Las Landas", constituido por un inmenso arenal forestado con pinos, que de alguna manera le habían hecho recordar las dunas locales. A partir de allí la fijación de los médanos se encaró sistemáticamente, a lo que le sucedió la forestación, con variadas especies(6) , y el trazado sobre la arena de las principales avenidas: San Martín, Rosales y Ameghino. 

Los primeros trabajos consistieron en cubrir los médanos con lienzos de lana, sujetándolos con estacas de tamarisco, llenando el espacio cubierto por estos lienzos también con estacas. Al pie del médano, en la playa se construían quinchos de olivillo para evitar el avance de las arenas.

A la fijación sucedió la plantación de pinos y eucaliptos, que se regaban con un carro aguatero llenado a balde desde pozos distribuidos en el lugar. La función de estas plantas era forestal y no como fijadoras.

Debiendo desecharse el sistema de lienzos, comenzó a hacerse el "empajado" de los médanos. Consistía en cubrirlos con paja de yuyos de las cercanías y que precedía a la colocación de estacas.
Pero, ¿cómo se llegó a la intención de crear una villa balnearia?. Fue un pensamiento casi inicial, dado que la Avda. San Martin ya fue arbolada casi perpendicularmente al mar, y la Avda. Rosales también y es paralela a la anterior. El trazado de la tercera perpendicular, o sea la Avda. Ameghino fue amojonada por el estudio del Ing. Arango.

En los años 40 las tareas fundacionales del balneario tomaron renovado vigor al solicitar don Avelino, para la urbanización de la villa, anteproyectos a tres conocidos paisajistas: los arquitectos Martínez y Villeminot y el ingeniero Benito Carrasco, resultando ser elegido el trabajo de éste último. Se realizó un relevamiento previo del arbolado existente y un estudio alquimétrico para luego poder comenzar la tarea definitiva del plano de urbanización.

Decidida la fundación Don Avelino González Martinez, seleccionó el perímetro que comprendería el futuro balneario. En 1947 se aprobó el plano de 540 Hs. para la creación del balneario, unidas a 124 para una colonia marítima que se proyectó y 104 Hs. para crear un vivero forestal dunícula.
La colonia fue un proyecto fallido y el vivero es lo que hoy se conoce como Bosque Encantado.
Para la urbanización de la Villa se solicitaron anteproyectos a tres conocidos urbanistas, resultado elegido el del Ing. Benito Carrasco.
Se realizo un relevamiento previo del arbolado existente y un estudio altimétrico que demandaron meses; con estos elementos comenzó el trabajo definitivo del plano de urbanización

Ya decidido utilizar el araucano para designar el Balneario, en recuerdo de nuestros antecesores inmediatos, y entre varias posibilidades se eligió el nombre de Pehuen-Có.
Pehuen llamaban los mapuches a la araucaria y se entendió lícito extender el apelativo a los pinos, para los que no hay nombre en ese idioma. Có significa agua, por lo que con un poco de licencia resulta "pinos y agua".
Con los planos presentados y el nombre propuesto el 18 de diciembre de 1948 la provincia de Buenos Aires aprobó su creación. Inmediatamente ingenieros y agrimensores comenzaron a delimitar los primeros lotes y en febrero del año siguiente se firmaba el primer boleto de compra-venta, a nombre del Dr. Nicolás Murzio, al que le seguirían los de Baioco, Calvo, Ballesteros, Antinori, De Toro, Durand, entre otros.

Pehuen-Có había nacido...

Por aquellos años don Avelino estableció una fábrica de bloques y a los cien primeros compradores de terrenos les regalaba 2000 bloques a cada uno, a fin de alentar una rápida construcción. Una de las primeras casas que se construyó fue la de Domingo Mateos, quien solía arribar a Pehuen Có en un pequeño avión de su propiedad, aterrizando en plena calle Brown. Quizás aquella ventura se debía al deseo de evitar las "encajadas" en el camino aún no asfaltado que se dirigía al balneario. 

Al fallecer don Avelino en 1952, su esposa María Esther Larraghey y sus hijos María Esther, Avelino César y Horacio Vicente continuaron con el proyecto. Se donaron terrenos para diversos usos al Ministerio de Asuntos Agrarios de la Provincia de Buenos Aires , la Municipalidad de Coronel Rosales y la Universidad del Sur. A buen ritmo prosiguió la construcción de viviendas particulares tipo residencial, destacándose por demás la llamada "Casa Barco". En 1957 se inauguró el "Cumelcan Hotel" y posteriormente la arquitecta Beatriz Marsillán diseñó la Capilla "La Sagrada Familia".

Pehuen-Có reúne todos los veranos a turistas que buscan tranquilidad e intimidad. La principal atracción en los últimos años han sido las huellas prehistóricas descubiertas hace poco tiempo sobre las playas del balneario. También se destaca la presencia del "Bosque Encantado", las grandes dunas sobre el mar Atlántico y como atractivos no naturales pueden visitar la "Casa Barco" construida íntegramente de material por un italiano que se enamoró de la villa y el "Barco Hundido" el cual se encuentra encallado sobre la playa y del que se extrajeron las rocas que transportaba para construir la capilla del Balneario.

Pehuen Có presenta importantes atractivos, tanto naturales como culturales, siendo éstos últimos consecuencia de los primeros, que en conjunto permiten la realización de múltiples actividades y la práctica de variados deportes.

Entre los atractivos naturales se destaca la importante franja de playa, sin accidentes notables ni corrientes peligrosas, con una extensión aproximada de 10 kilómetros y un ancho de 100 metros, con un entorno densamente forestado. Allí los baños de mar y sol, la pesca deportiva, los juegos de playa, las caminatas y los deportes acuáticos como el surf, windsurf y kayakismo, son el modo de esparcimiento más usuales. Sobre la línea costera se hallan tres importantes yacimientos paleontológicos: "Farola Monte Hermoso", de aproximadamente 5 millones de antigüedad, "Playa del Barco", de 16.000 años y "Las Rocas", de 12.000. Finalmente otro atractivo natural muy significativo es el "Bosque Encantado", ideal para quienes quieren descansar en la soledad, el cual ofrece a través del Camping Municipal todos los servicios necesarios.

En cuanto a recursos culturales se destacan referentes arquitectónicos como la "Casa Barco" y la Capilla "Sagrada Familia", como también el Hotel Cumelcan, sobre la costa. Otro lugar interesante para visitar es la ya nombrada Sala de Interpretación Florentino Ameghino, inaugurada en la temporada 1998-1999, referente de la riqueza natural del lugar.

Anualmente en septiembre se festeja la Fiesta de la Primavera y en la temporada estival la Fiesta Provincial del Sol.

 

Más Información http://www.visitapehuenco.com.ar/historia.htm

http://www.muncrosales.gov.ar/delegaciones.asp?bus=4

 Página Web 

http://www.visitapehuenco.com.ar/index.htm

FUNDADOR

 
El 3 de julio de 1952 falleció Avelino González Martinez. Hijo de inmigrantes provenientes de Boñar, había nacido en Bahía Blanca el 27 de Julio de 1889. Luego de un breve paso por la escuela primaria comenzó a trabajar cerca de San Pedro (Bs. As.) detrás del mostrador enrejado de un boliche. Regresó a Bahía Blanca natal comenzando a trabajar en la firma del Sr. Louge, dedicado a la consignación de "frutos del país".
Entró para tareas humildes, llegó a gerente y en 1918 al retirarse el Sr. Louge adquirió la firma, que a partir de entonces se llamó "A. González Martinez y Cia.", el mismo año se caso con Esther Larreguy. Desde joven fue un inquieto lector, viajó y cultivó su espíritu. La actividad comercial lo obligó a recorrer la Patagonia norte en uno de los famosos Ford T.
Atraído por el litoral atlántico y la actividad agropecuaria, en 1937 se retiró de la firma comercial, a cuyo cargo continuaron sus hermanos.
En un médano fijado con su trabajo y al pie de un solitario pino yacen sus cenizas.
   
Yacimientos

El Partido de Coronel de Marina Leonardo Rosales ha sido escenario, durante millones y miles de años, de diversos acontecimientos geológicos y climáticos (avance y retrocesos del mar; pasaje y desaparición de ríos y arroyos; avances de cordones medanosos; inundaciones periódicas en climas áridos y fríos; cambios climáticos; etc.), procesos que han quedado documentados para los especialistas en numerosos afloramientos rocosos, depósitos sedimentarios y perfiles estratigráficos que se extienden a lo largo de sus costas. Dichos acontecimientos, han sido acompañados por modificaciones en la flora y la fauna y, especialmente en los que respecta a esta última, su desaparición ha dado lugar a tres yacimientos paleontológicos principales:

1- "Farola Monte Hermoso" o "Las Rocas", ubicado en el extremo Oeste del sector considerado en este proyecto (con centro geográficos en el Balneario Pehuen-Có). Se trata de acantilados que constituyen un "corte" o perfil estratigráfico que contiene restos de fauna terrestre (mamíferos, aves, reptiles, peces y anfibios) extinguida, con una antigüedad de entre 5 y 3 millones de años (Período: Terciario. Edad: Plioceno) y que fue visitado por primera vez en 1832 por Charles Darwin durante su viaje alrededor del mundo; luego ha sido investigado en numerosas oportunidades por científicos argentinos entre quienes se destacan Florentino y Carlos Ameghino. Constituye la localidad tipo para la Edad mamífero Montehermosense y continúa proveyendo importante material de estudio a los científicos.

2- "Playa del Barco". Ubicado a unos 1.000 metros al oeste de Pehuen-Có, ha proporcionado numerosos restos de mamíferos extinguidos con una edad aproximada de 16.000 años (Período: Cuaternario. Edad: Pleistoceno).

3- "Yacimiento de Paleoicnitas". Se trata de afloramientos de rocas sedimentarias, mayormente arcillosas, depositadas en ambientes lagunares continentales hace unos 12.000 años (Período Cuaternario. Edad Pleistoceno). Se encuentran a unos 2.000 metros al Este de Pehuen-Có y se extiende a lo largo de unos 3.000 metros de playa; se lo ha detectado también, mediante perforaciones manuales, por debajo de las cadenas medanosas costeras, en terrenos de propiedad privada. En esas rocas han quedado impresas (fosilizadas) miles de huellas de animales extinguidos (megaterios, mastodontes, macrauquenias, gliptodontes, osos, etc.) que convivieron con otros actuales (flamencos, y otras aves, pumas, ciervos, guanacos, etc.), que abrevaban y se alimentaban en el sector. Este yacimiento, descubierto en 1986 por un médico local, el Dr. Roque BIANCO, ha suscitado la atención científica internacional por ser único en su tipo en el mundo; tan es así que durante diciembre de 2001, especialistas internacionales, contratados por Discovery Channel y la BBC, realizaron tareas de filmación para un documental de TV que se exhibirá en todo el mundo a partir de agosto del presente año.
Más Información http://www.visitapehuenco.com.ar/yacimientos.htm

http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/turismo/9-588-2005-04-20.html

Página Web http://www.pehuenco.com.ar/
  El Clima

VOLVER