PIQUILLÍN Departamento  RÍO PRIMERO   

                 

Pase el mouse sobre la imagen

ESCUDO

LOGOS MUNIPALES

HERÁLDICA

Forma: piel de toro modificado cortado filiera gruesa de plata (gris)

El primer de azur, en el jefe una divisa de sable  cargada     debajo u lema fr calidad de caracteres capitales de sable. en el centro un sol naciente de oro con rayos lineales que llegan a la filiera del blasón flanqueado a la siniestra por    y a la diestra por un tsnque de agua de plata-   .

El segundo de sinople  son doce surcos de lo mismo que confluyen al corazón con seis muebles de sable a la diestra      un tractor en el centro y una locomotora a la siniestra, en la punta dos antebrazos vestidos de sable y plata que estrechan sus diestras de plata en el medio.   

SIMBOLOGÍA

 

 

 

 

 

 

LOGOS MUNIPALES

 

HISTORIA  del  ESCUDO

 

HISTORIA

 

 

 

Los primitivos pobladores de la región fueron los Sanavirones, pueblo no belicoso y poco numeroso que vivian en casas amplias para varias familias hechas de ramas, pajas y plumas que se asentaban en las márgenes de los ríos Suquía y Xanaes en poblados pequeños rodeados de empalizadas de espinillo. Por los hallazgos en algunos lugares se sabe que usaban arco y flechas con punta de piedra, boleadoras y hachas, también de piedras.

 

Otros indígenas los Avipones que habitaban el norte de Santa Fé y hasta el Chaco, belicosos y guerreros asolaban con sus incursiones a todo el noreste cordobés lo que obligó a fundar numerosos fuertes, así nacieron en el actual departamento San Justo a orillas del Xanaes entre 1726 y 1727 el más famoso de ellos el Fuerte del Rey también conocido como Fuerte del Tío y  el de San Pedro de Plujunta en las cercanías de la hoy población La Francia fundado por el teniente español José María de Anglés siguiendo órdenes de Baltasar de Abarca.

 

Al iniciarse el proceso histórico desde 1810 el departamento San Justo era parte del de Río Segundo hasta que se lo separó en 1859 y se lo nombró en honor de Justo José de Urquiza por servicios prestados al país.

 

Recién después de 1884, con los proyectos de construcción de los ferrocarriles y la posibilidad para los inmigrantes de conseguir tierras baratas que se inicia la  colonización de la zona este del departamento El 15 de Octubre de 1885 por ley provincial se autorizó a don Santiago Temple la construcción de la sección Este del FF.CC. Central Córdoba. 

 

La localidad debe su nombre al arbusto forrajero piquillín, que era muy abundante en la zona. A fines de siglo XX tal especie autóctona había desaparecido de la zona por lo que a inicio de siglo XXI se replantaron algunos ejemplares.

La principal actividad económica es la agricultura seguida por la ganadería, siendo el principal cultivo la soja.

Existen en la localidad varios establecimientos agrícolas como plantas de silos, oficinas, tambos, centros de acopio de granos, etc.

Piquillín se extiende a ambos lados de la Ruta Nacional 19, incipal vía de comunicaciones de la región. El centro lo forma la estación de ferrocarril en el Ramal Córdoba-Río Primero. El relieve de la zona es llano y no existen accidentes geográficos ni cursos de agua permanentes.

 

La industria está estrechamente relacionada con el campo: se encuentran en la localidad importantes fábricas de maquinarias agrícolas, plantas de fabricación de alimentos balanceados, de lácteos, etc.

 

El turismo también tiene cierta relevancia en la economía local.

Más Información

  http://es.wikipedia.org/wiki/Piquillin

http://nuestraciudad.info/portal/Piquillin.CBA

Página web https://www.facebook.com/municipalidad.piquillin

http://www.piquillin.com/

 

 

 

Campea en las faldas de los cerros y junto a los senderos serranos. Decir Piquillín es decir Sierras de Córdoba. Son una y la misma cosa. Es que, es tan típico, que forja la identidad de nuestras sierras. Si faltara, ya no serían lo mismo. Comparte este galardón con el Espinillo.

Sus frutos, dulces, coloridos y deliciosos, son golosina natural para los niños, y también para los pájaros.

Existen dos variedades: la grande y la chica. La variedad grande, llamada Condalia buxifolia, es frecuentemente confundida con su pariente cercano, Condalia microphylla, Piquillín Chico por su nombre vulgar. Para diferenciar ambas especies se debe mirar el tamaño de la hoja. En el Piquillín Chico la hoja es diminuta, en tanto que en el Grande alcanza hasta 15 mm. de longitud. Por lo demás, en ambas especies la hoja brota como ramillete, y cada ramita termina con una espina por punta.

Dulce, sabroso y colorido, el fruto del Piquillín es la golosina serrana. Rojos, negros, naranjas y amarillos, se dijeran caramelos, en un árbol navideño. El Piquillín Grande los tiene por lo general de color negro.

Además de ser buscado por niños y pájaros, es también muy consumido por las hormigas, quienes luego de extraer la pulpa, sacan afuera del hormiguero el carozo, que dejan perfectamente limpio. Así me gusta cosecharlas: en el monte, busco los basureros de los hormigueros, y obtengo las semillas ya limpias, sin necesidad de someterlas a la limpieza de la pulpa que se adhiere firmemente, proceso trabajoso y lento.

Con los frutos se prepara un arrope y una bebida fermentada.

El fruto es una drupa un poco alargada, del tamaño de una arveja. La semilla tiene la forma y el tamaño de un grano de arroz. Su endocarpo es en extremo duro.

Debido a la dureza y grosor de su endocarpo, la semilla del Piquillín es tarda en germinar. Cuando finalmente germina, brotan dos cotiledones oblongos, finos y delicados, que semejan las aspas de un avión a hélice. Estos cotiledones son en extremo delicados, y hasta una mera gota de lluvia los lastima y echa por tierra.

La madera del Piquillín se emplea para construir ruedas, varillas y cabos de herramientas, y como leña.

De la raíz se obtiene un latex que tiñe de morado.


El Piquillín es el árbol de la infancia, de los recuerdos felices, de las tardes mágicas, con cielos azules y nubes blancas. Yo lo quiero entrañablemente, como a un amigo.

El Piquillín es el árbol de los niños. ¡Cómo comen con torpe avidez sus frutos rojos, negros y amarillos! Y cuando, la inevitable espina... ¡cómo consuela la jugosa dulzura el ardor del dedo hincado!

Yo también estiro el brazo, paso la mano por entre las agudas espinas, cojo el fruto y lo pruebo. De inmediato me transporto a otro tiempo, cuando las horas se doraban de sol, en la tarde de verano, lejos las obligaciones escolares. Tal vez de aquí le venga su aire relajado, que despierta en mí no sé qué recónditas asociaciones con una sensación de ancha libertad, de fresco alivio, de dichoso descuido, que se sienten cuando empiezan las vacaciones después de un largo año.

Hay placeres sencillos, cosas nimias, que se graban en la memoria con indeleble huella, y nos acompañan toda la vida. Las atesoramos en recuerdos fugaces. No recordamos los hechos con prolija precisión, pero las emociones que nos infundieron. Sí, el Piquillín es el árbol de la tierna inocencia, de la inocencia pura y blanca, donde viven los recuerdos infantiles más tempranos, y que evocamos, en la foto descolorida, con inefable nostalgia.

Siento que el niño que una vez fui se hizo árbol. ¡Un Piquillín!

.

Más Información

http://churqui.org/arboles-nativos-de-cordoba/piquillin/
   
Instituciones  
El Clima
Solicitud
Fecha: 24/05/2017 17:24:57
Asunto: solicitar imágenes y datos de símbolos municipales

Sr. Intendente Horacio RUBIOLO:

Le agradeceré me informe (o provea) como obtener una imagen de mayor resolución que la ilustrada y datos del escudo de Piquillin: su simbología y autor, etc, fecha y ordenanza de aprobación  así como de otros símbolos que pudieren existir: bandera, canción o himno municipal. 

La imagen ilustrada es la única que conseguí en la web . originada en la página web oficial.

Con el único fin de completar debida y fehacientemente la página http://heraldicaargentina.com.ar/3-Cba-Piquillin.htm, en un sitio administrado y mantenido exclusivamente por mí sin ningún carácter comercial, avisos, auspiciantes, etc, sólo de difusión y educación, que intenta difundir los más de 300 municipios y comunas de nuestra provincia y del país, sin costo para ellos ni solicitar nada a cambio,  lo invito a visitarla y que formule los comentarios y críticas que estime conveniente, con aplicar un click en el enlace. 

Esperando su respuesta, cualquiera ella fuere, lo saludo con mi mayor respeto.

 

VOLVER