PALPALÁ

ESCUDO 

LOGO MUNICIPAL

 

HERÁLDICA

Forma: antiguo inglés modificado con los ángulos superiores ensanchados y truncos borde inferior en ángulo recto filiera de plata

.Trae en campo único sobre tapiz de azur celeste, en palo una rueda dentada cinco dientes cuadrados visibles de plata (gris) centro de plata  cargada con tres edificios de plata techos a dos aguas de sable y puertas de lo mismo, a la diestra el busto de un hombre sombrero de plata (gris) saco de sable y cabeza de su color, a la siniestra una chimenea de fábrica de su color humeante de sable y plata (gris).

Ornamentos: el blasón sobre una cartela que lo rodea en la mitad superior y ensanchada en la mitad inferior con filiera de sable contrafiliera de plata y tapiz de azur celeste, cargada en la punta con un lema de calidad de letras capitales romanas de sable.

Por fuera dos ramos estilizados de laurel foliados de sinople, tallos de lo mismo cruzados por lo bajo.

SIMBOLOGÍA

Los colores del escudo y su soporte recuerdan los nacionales y representan su pertenencia a la nación. Las edificaciones, la chimenea y la rueda dentada su progreso industrial como reza la inscripción inferior "Ciudad Madre de Industrias". Los ramos de laurel las glorias de la independencia  

LOGO MUNICIPAL

El escudo con la inscripción inferior Municipalidad de Palpalá

Más Información  
BANDERA   
Más Información  
HISTORIA

 

 

Localidad fundada oficialmente el 17 de abril de 1948. Declarada Ciudad el 25 de Mayo de 1972. Se compone de barrios, villas y fincas aledañas dedicadas en su mayoría a la plantación de tabaco. La zona es llana y la cruza el río Grande por el lado Este. Sus principales establecimientos industriales son Aceros Zapla S.A., la papelera Celulosa Jujuy. Otro establecimiento importante se halla en El Remate, a 11 km , donde funciona la Primera Escuela Experimental Agrícola de Jujuy, que ocupa 300 há. La Sala Histórica , ubicada en el Centro Cívico de Palpalá, cuenta con una biblioteca especializada, salón auditorio y un cine.

   En un terreno que se utilizó para cortada de ladrillos quedaron al descubierto varias capas culturales que poblaron aquel valle entre el 1.400 a . Cristo y el año uno de la era cristiana. Se calcula la dimensión del terreno arqueológico en unas tres hectáreas que indudablemente por el desconocimiento del tema, las tareas agrícolas hayan hecho estragos. Sin embargo entre lo que se pudo rescatar en una capa ubicada a unos 2,80 mts. de profundidad se observó cerámica de la cultura San Francisco, cantos rodados, lascas, partículas de carbón y fragmentos óseos. Es muy importante agregar también en esta historia, un hecho desconocido por muchos , que consideramos sería muy importante ahondar en el y estudiar a fondo las viejas crónicas para identificar y rescatar el lugar y es el llamado PUCARÁ DE PALPALÁ. Según Vergara, no se sabe cual es su origen ni desde cuando está, pero las crónicas de 1582, ya lo registran como existente. El Pucará Grande de Palpalá que según el libro de Fundación de San Salvador de Jujuy, estaba al fin de una pampa que se extendía por debajo de la ciudad y por el camino de la gobernación. Según un pedido de tierras de Alonso de Tovar describe así " en distancia de una legua de tierra por debajo del pucará y pueblo de Jujuy, que es en otro Pucará Grande (Palpalá) que está a una legua de distancia en la misma barranca, junto al Río Grande " ¿ No será posible acaso ubicarlo y rescatarlo para nosotros mismos y como atracción turística? Antonio Paleari desde sus estudios, expresa: "Muy cerca de la desembocadura del Río Blanco quedan unas barrancas de las que emergen cantidad de restos arqueológicos, principalmente tiestos, huesos y piedras talladas.Algunos estudiosos aficionados como el Dr. Antonio Alvarado tienen el privilegio de poseer algunas piezas intactas de estos hallazgos. También se encontraron varios fragmentos de pipas. Otros dos conjuntos de restos arqueológicos han sido denunciados en el ejido de Palpalá. En el caso los restos de esta antigua cultura descubierta en Palpalá se la llamó La Cultura de San Francisco, porque la misma abarcaba una amplia región que era recorrida por el Río homónimo. Caracterizaban a esta cultura, entre otros, la cerámica gris pulida, que es un tipo de arte muy exquisito ya que su decoración se realizaba mediante instrumentos punzantes y según podemos observar, son piezas de una gran delicadeza artística que asombra, ya que la confeccionaban hace 2000 años.También trascendió el hallazgo de hachas pulidas de piedras y manos de morteros en la zona de Río Blanco, antiguos habitantes de la zona poseen en sus hogares numerosas muestras de éste pasado, muestras que rescataron desde los fondos mismos de sus casas o quintas mientras trabajaban la tierra, así nos cuentan los vecinos, quiénes nos relatan de un hallazgo que realizó cavando un pozo para refrescar la chicha que vendía en su puesto durante la Fiesta de Río Blanco, o el Señor Iriarte, que cuando trabajaba en cortada de ladrillos. Asombra la ingenuidad de estas personas al comentar que encontraban vasijas y otros utensilios y allí nomás las tapaban porque les provocaba temores sobre duendes u otros espíritus también. 

 

La famosa expedición a Chile, contada por el capitán, don Gonzalo Fernández de Oviedo, en su obra “Historia General y Natural de las Indias y Tierra Firme del Mar Océano”, publicada en España en 1855, detalle el riesgoso camino que sigue don Diego de Almagro en esta aventura de conquista. Llegan a Charcas y luego a Tupiza. Siguen por la altipampa puneña, para bajar luego al valle y ser los primeros en sentar sus plantas castellanas en el triángulo formado por los ríos Omahuaca y Xibi Xibi. Embelesados por los paisajes y la placidez del clima, optan por descansar algunos dias, mientras se hacen de mayores bastimentos. Aseguran en la crónica de los Indios “Juríes”los que pueblan este valle –cuando en realidad eran diaguitas- cuyo nombre en el idioma del país, que es Kakana, es Xibixui, como así lo consignan. Es sabido que la “x” antigua, es la “j” actual. El doctor Ricardo Rojas en su obra “Archivo Capitular de Jujuy”, tomo primero, página 66, lo confirma claramente. Con el correr de los años, la palabra se transformo es su fonética. Y se dijo “Xuxuy “, para pasar a la forma actual “Jujuy”. Pero es indudable que el nombre del valle, escuchados por los españoles de Almagro, fue verídico y se compuso de un par de términos: “Xibi” por el nombre del Rio Chico, y “xui” debe ser, seguramente en esa lengua indígena desaparecida ya totalmente, una expresión que significa “lugar de”. Vale decir: “sitio, lugar o valle del río Xibi”

Descubierto el sitio encantador, Almagro y su gente prosiguen el camino rumbo a Chile. Siguen para ello, la ruta del Incario. Y, naturalmente, fueron los primeros blancos que cruzaron las llanadas de PALPALÁ, tierras pobladas por nativos nada mansos, pero que antes de la invasión, prefirieron ceder el paso ocultándose entre la tupida protección de sus montes.

El gobernador de Córdoba del Tucumán, Lerma, se decide por fin a dar cumplimiento a las órdenes terminantes que el Virrey Toledo, le impartiera desde Lima, para fundar una ciudad en algún sitio conveniente de los valles de Jujuy, Salta o Calchaquí.

Con esa finalidad y ya en Santiago del Estero, decide seguir los consejos de sus capitanes, hombres todos de un caudal de experiencias logradas desde hace tiempo, por las múltiples campañas en las que han intervenido. Los reúne para escuchar sus opiniones. Algunos piensan que el lugar mas conveniente es Salta, pero uno de ellos manifiesta que, a su parecer, el sitio más adecuado es el VALLE DE PASPALA, entre los Ríos de ciancas y Jujuy.

Es la primera vez que, documentalmente, se cita este lugar, pero se dice PASPALA y no PALPALA, como se conoce ahora. De todas maneras, es una cita importantísima que aclara, perfectamente, que este topónimo no se deriva de PAYPAYA, como tantas veces se ha dicho, Debe ser palabra del idioma que hablaban los diaguitas, o sea la lengua KAKAMA, deformada su fonética por el habla hispana. Muchas veces ocurrió esto. Seguramente debió tratarse del nombre de alguna tribu o fracción de tribu, de entre las numerosas que ocuparon con sus gentes el extenso Valle de Jujuy. Pero el capitán español cita, además, y con precisión, la tierra comprendida entre el Río Ciancas y Jujuy. Por ello no cabe duda, que el lugar invocado es el PALPALÁ actual. En cuanto al Río Ciancas, no se sabe con seguridad, que río fue. 

  

 Tal vez el Mojotoro. Otros historiadores piensan que es el Río Grande. Se le dio ese nombre en razón de que un capitán que bajaba desde Chacras en la expedición de Almendras – muerto por nativos en un enfrentamiento que se realizo en la boca de la quebrada de Purmamarca-, al llegar a un río de bastante caudal, junto a otros compañeros, fueron atacados sorpresivamente y el cuerpo de Ciancas fue atravesado por una flecha. Su cadáver quedo allí, junto al río, y por esta razón el caudal de agua fue conocido con ese nombre que, con el correr de los años, se perdió.

Más Información 

http://www.ciudadpalpala.com.ar/historia.php

 Página web oficial

http://www.civitas.gov.ar/municipios/portal.asp?MID=3  

Agradecimiento

De:ALBERTO F. ORTIZ

Fecha: 26/02/2007 12:49:59

Para: walter oscar

Asunto: Re: Envio de lo solicitado.

  Estimado Walter: Luego de leer (e-mail) y ver la web, le envio de acuerdo a lo solicitado el escudo de la Ciudad de Palpalá. Quedo a disposición suya para cualquier requerimiento. Alberto Ortiz Intendente Municipalidad de Palpalá

VOLVER