CARCARAÑÁ  Departamento  IRIONDO  

ESCUDO

 

 

LOGO MUNICIPAL

HERÁLDICA

Forma rectangular vertical con ángulos redondeados, medio partido y cortado y con GRUESA filiera de azur celeste.

Trae en el primer cuartel sobre tapiz de plata una lanza vertical de su color y punta de sable y

una figura indígena de frente de sable y plata.

Trae en el segundo cuartel una cabeza de vacuno de sable y una espiga estilizada de trigo de oro y  sable.

En el jefe del blasón un círculo de plata forrado de sable que contiene la imagen de un carancho orientada a la diestra.

En el cuartel inferior sobre tapiz de plata dos ruedas dentadas a la diestra, debajo una zona de azur con ondas que en línea media se continúa con una zona rectangular de sable y sinople que lleva dos pinos de sable en la parte superior y ambas zonas sobre una faja estrecha de sable.

Un filete de azur celeste separa los cuarteles de la faja de la punta que trae un lema toponímico de letras capitales romanas de sable sobre tapiz de plata.

 

SIMBOLOGÍA

 

En el centro la cabeza de un carancho, caracaraes en quechua, que le dió nombre a la localidad.

 La lanza y la figura indígena recuerdan el pasado, la cabeza del bovino y la espiga de trigo las producciones agropecuarias. Las ruedas dentadas las industrias de la zona. Los pinos el cooperativismo. Las olas el río Carcarañá

 

LOGO MUNICIPAL

 

HISTORIA DEL ESCUDO Creado por Mónica Rosso el 15 noviembre 1973

Más Información

 
HISTORIA 

El origen del nombre deriva  de los CARACARAES indÍgenas locales  que eran nombrados como Caranchos Diablos l de ahí derivó el nombre Carcarañá  

Su fundación oscila entre 1870 y marzo de 1871. Dicha impresición corresponde a los datos contradictorios que suministró el inspector de Colonia Guillermo Wiltken y el registro de compras de tierras de la "Compañia de Tierras del Ferrocarril Central Argentino" quien efectuó el trazado de la población.Si bien se debe la fundación del poblado a los ingleses, no fueron ellos los primeros en habitar estas tierras cercanas al río, ya que, sus primitivos pobladores fueron indios Querandíes que por su bravura los llamaron "Cara-caraes", vocablo proveniente del guaraní "Cara-cara-añá" que significa "Carancho Diablo". Desaparecidos con la llegada de los españoles que posteriormente establecieron grandes haciendas en la región, siendo los propietarios más destacados, hasta el siglo XVIII, los Padres Jesuitas (Estancia de San Miguel del Carcarañal). Finalmente en el siglo XIX se concreta el proyecto de colonización con inmigrantes europeos, responsables de esta región, fue la Compañia de Tierras del Central Argentino quien tuvo la finalidad de conformar colonias en torno a cada estación ferroviaria  que fueron habitándose a partir de las leguas otorgadas por el Gobierno a esta empresa extranjera. El primer dato censal del crecimiento demográfico de la colonia de Carcarañá lo brinda la documentación de dicha Compañia de tierras quien para el año 1870, sin fecha precisa, arroja una cifra de 14 familias con 63 integrantes superando para el año 1872 los 500 habitantes distribuidos en 102 familias de los cuales 98 se asentaron en zona rural y el resto en el pueblo; provenientes de diversos países europeos entre ellos: Suizos, Franceses, Alemanes e Italianos, en su gran mayoría Norteamericanos, Ingleses, Austríacos, Polacos, Suecos y Chilenos en menor cantidad. Esta población aumentó año tras año, manteniendo un constante crecimiento. A fines de la década del 1880 la población nativa superó la extranjera .Hacia 1930, Carcarañá dejó de ser colonia para convertirse en un verdadero pueblo, contando con una población de 6000 habitantes con dependencias públicas: Juzgado de paz, Registro Civil, Comisaría  y Edificio de Correos y Telégrafos, además de nuevas Escuelas como el Colegio Niño Jesus de Praga (1919) y varias instituciones socioculturales y deportivas: Club Atletico Carcarañá 'Cremería' (1906), Club Atletico y Biblioteca Campaña (1907) y Biblioteca Pablo A. Pizzurno en 1924. En 1970 el número de habitantes aumentó a 8788, en solo diez años la población se incrementó en 2000 personas, ésto de debió al atractivo que ofrecía Carcarañá como polo industrial y fuente de trabajo para migrantes nativos de otras provincias que comenzaron a radicarse en sucesivas oleadas migratorias hacia fines de 1960 (Entre Ríos, Corrientes, Chaco, Formosa) dando un salto de crecimiento demográfico. Logrando tras ese constante crecimiento la categoría de Ciudad el día 8 de enero de 1981.

 

Museo

Un Museo de la Ciudad recoge en sus entrañas los usos y costumbres de la gente, no solo desde la historia sino también desde la vida cotidiana. De esta manera podemos transmitir a las futuras generaciones cómo vivían, se divertían, qué oficios desplegaban, etc. nuestros antepasados, entablando un diálogo entre pasado y presente ya que lo que para nosotros hoy es de uso cotidiano, mañana será de interés para todos.

Este Museo al ser de la Ciudad no cuenta con una exposición permanente, sino que se trabaja con muestras transitorias que involucran los intereses de todos; una de las tareas más importantes es generar en los ciudadanos la conciencia de pertenencia a esta Institución y siendo participes de su conformación lograremos que el Museo sea una realidad de todos y para todos...

Directora Fundadora: Lic. Amelia I. Decándido

 
  http://www.museosargentinos.org.ar/museos/museo.asp?codigo=522

Más Información

http://www.caracara.com.ar 

 Página web

http://www.carcarania.gov.ar/

 

Patentes

       
Instituciones  

Bomberos Voluntarios de Carcaraña
Fundado : 28 / 2 / 1965
 

Gigantes

A fines de 2011 se informó sobre el descubrimiento de un gliptodonte a orillas del río Carcarañá, en la provincia de Santa Fe. No era el primero en hallarse de esa especie de mamífero que se remonta al período pleistoceno (de 2 millones a 10 mil años atrás), ya que en 1760 el jesuita inglés Thomas Falkner descubrió un ejemplar en esa misma zona, y otros fueron hallados con posterioridad. Estos animales prehistóricos de gran tamaño, parecidos al Tatú Carreta, pero de tres metros de largo y 1500 kilos, despertaron el interés de los investigadores paleontólogos y naturalistas, como así de los cronistas de indias que relataban sobre estos hallazgos en las tierras descubiertas. Sin embargo, la credulidad e imaginación de algunos de los recién llegados al nuevo continente, fue presa del relato fantástico de los aborígenes que los engañaban con historias inventadas, con el fin de confundirlos y atemorizarlos. Si bien se encontraban fósiles de inmenso tamaño -como los de gliptodontes-, con su relato, los nativos pretendían hacer creer que en muchos casos se trataba de restos de hombres gigantes que habitaban esas tierras.

Más Información

http://www.nuevodiarioweb.com.ar/notas/2012/2/2/gigantes-carcarana-384221.asp
   
El Tiempo

                   VOLVER