J A C H A L

ESCUDO

  

 

 

 

 

 

 

 

LOGO MUNICIPAL

 

HERÁLDICA

Forma: triángular curvilíneo con la base ondeada cortado bordura

Trae en el primer cuartel sobre tapiz de azur celeste en palo una vara de su color florida de plata por cinco que invade el segundo cuartel cargada con una sierra antigua de carpintero de su color y plata.Sobre la línea del horizonte tres cerros de su color con sus cumbres de plata.

Trae en el segundo cuartel sobre tapiz de sinople a la diestra surcos lineales de sable y a la siniestra un río caudal de azur entre márgenes de plata.

Ornamentos: bordura de oro cargada en ambos flancos con un lema toponímico de letras capitales romanas de sable.

SIMBOLOGÍA

Vara: Según una de tantas anécdotas que se refieren a la elección de San José como esposo de la Virgen María cuenta: que jóvenes incluido José que deseaban a María como esposa debían presentar una ofrenda la cual consistía en una vara y al que le florezca es el elegido. San José no se hallaba digno de ser esposo de María, ni mucho menos ser el padre adoptivo del hijo de Dios, entonces decide buscar una vara seca; y cuando él hace su ofrenda le florece su vara quedando asombrado, de esa forma fue elegido como esposo de la Virgen María por intervención y designio de Dios.
La vara a que hace alusión dicha anécdota se refiere a la flor de la Azucena, ya que simboliza la pureza, la virginidad del hombre justo y silencioso como lo fue San José pues él no se opuso al designio ni a la voluntad de Dios.
Varios Papas (León III, Pio IX, X, XI y XII, etc.) hacen referencia de dicha anécdota, es por ello que a San José lo nombran como Patriarca de la iglesia católica, elevando a custodio y protector de la iglesia universal.

 Sierra de Mano: Jesús era llamado Hijo del carpintero (Mateo.13,55) y el carpintero era José. De ahí la sierra de mano. José el justo, según lo llama el evangelio era bueno, magnifico, intachable, que consiguientemente aparece entre nosotros con la altura del varón perfecto, del modelo de todas las virtudes del Santo.
Tanto la Vara como el Serrucho, nos comunica la presencia de un pueblo católico, con mucha fe, que evidentemente eligió a San José para su custodio y protector. 

Los Cerros: Por la presencia de bellas serranías las cuales nos cobijan y son un bello atractivo que pertenecen a la formación geográfica del Departamento de Jáchal es que nos identifica como “Valle cercado de cerros”. 

Los Surcos: Desde su historia, Jáchal es una zona netamente agrícola. Un porcentaje muy alto de sus habitantes diseminados por todas sus Pampas vive de la agricultura, es decir, la economía del Departamento está basada en los frutos de la tierra. 

Cauce: Representa al Río Jáchal, río que baña el departamento y es una fuente de ayuda para la agricultura. Cielo: Límpido, cobijante, claro y ese azul-celeste que Belgrano soñó para protegernos, esta también presente en el diseño del escudo como manto de protección de nuestro pueblo.

Cielo; Límpido, cobijante, claro y esew azul-celeste que Belgrano soñó para protegernos y que está tamién presente en el escudo.

 

LOGO MUNICIPAL

 

Las palabras  Viva Jachal   y en el medio de ambas un símbolo

Historia del Escudo  

Más Información

http://www.jachal.gov.ar/indexescudo.htm
Himno La ordenanza  N° 1874/04, sancionada por el Concejo Deliberante de la municipalidad de Jáchal, a través del Expediente N° 1740/04, “ Téngase como Himno oficial del Departamento de Jáchal, al Himno a Jáchal de los autores Laureano Lépez, Félix Martínez y Coria Peñaloza”. 

Aprovada por el DECRETO N° 076/04

Música: Laureano López y Félix Martínez 

Letra: Coria Peñaloza”. 

   

Sobre el valle cercado de cerros

donde el río le da su rumor

se levanta mi villa de Jáchal

cual lo quiso tu gran fundador.

 

Fue  un día de mil setecientos

que una espada en el aire brilló

y aquí mismo, mi villa de Jáchal

una mano tu cuna meció.

 

Fue la mano, fue la espada

de Don Juan de Echegaray

fundador de nuestro Jáchal

ya dos veces secular.

Desde entonces el hombre de Jáchal

a la tierra su afán le confió

y en el Valle con lentos arados

uno a uno los surcos abrió.

 

Y surgieron alegres los predios

con su alfalfa y su rubio trigal,

los maizales cargados de espigas

compensaron la siembra triunfal.

 

Fue la mano, fue la espada

de Don Juan de Echegaray

fundador de nuestro Jáchal

ya dos veces secular.

 

Historia del Himno http://www.jachal.gov.ar/indexhimno.htm
BANDERA

Sobre un paño blanco un sol circular con dieciocho rayos de espigas de trigo maduras amarillas que simboliza una rueda dentada de nuestros molinos, que en épocas atrás marcaron el rumbo económico y de esplendor de Jáchal,  además de representar una de las actividades más tradicionales de los Jachalleros.

 Su centro los cerros que por la formación geográfica del Departamento de Jáchal que nos identifica como “Valle”; surcos porque desde su historia, Jáchal es una zona netamente agrícola, que un porcentaje muy alto de sus habitantes diseminados por todas sus Pampas vive de la agricultura, es decir, la economía del Departamento está basada en los frutos de la tierra; espigas uno de los frutos que más nos identifica a los jachalleros desde su historia, donde nuestras Pampas estaban cubiertas de trigo que luego era llevado a los molinos, cada espiga representa a un Distrito, por ello tiene diecinueve (19), que es la totalidad de Distritos del Departamento de Jáchal., tienen el mismo simbolismo que en el escudo.

 Los colores celeste y blanco, por nuestra idiosincrasia de Pueblo y por el patriotismo histórico de nuestro Departamento, por los valores auténticos de su gente y por sentirnos parte íntegra de la Republica Argentina.


Historia de la Bandera

La Municipalidad de Jáchal, a través del Concejal  Dr. Dante Mauro Figueroa, presenta un proyecto denominado “Creación de la Bandera Departamental”, en conmemoración a los 250° Aniversario de su Fundación.  Proyecto que es aprobado por unanimidad y el Departamento Ejecutivo la promulga a través del Decreto que establece que todas las escuelas secundarias del Departamento deben participar La Ordenanza N° 1600/00, fué sancionada por el Concejo Deliberante de la Municipalidad de Jáchal y la bandera del Departamento de Jáchal, fué presentada  el día 25 de Junio del año 2001, fecha en que el Departamento recibía la visita del Presidente de la Nación Dr. Fernando de la Rua. 

Más Información

http://www.jachal.gov.ar/indexbandera.htm
HISTORIA

 

La fundación de San Juan de la Frontera, llevada a cabo por Juan Jufré en 1562, se hizo en el Valle del Tulúm, en la margen derecha del río Tucuma (hoy río San Juan).

En torno a este valle existía una amplia zona, de limites imprecisos, una de esas era conocida como "Jáchal", que en lenguaje indígena significa “río de las arboledas” o “distrito de metal”.

Esa franja marginal abarcaba casi la mitad del territorio de la actual provincia de San Juan: Iglesia, norte de Ullum y Valle Fértil y hasta Calingasta, y en ella no se efectuó fundación alguna hasta avanzado el siglo XVII. Con el paso del tiempo esas región fue adquiriendo características propias e independiente a la Ciudad de San Juan.

La administración española se ejerció en forma efectiva desde Chile sobre las tres ciudades cuyanas ( Mendoza, San Juan y San Luis) y desde el norte, la acción de la Gobernación del Tucumán llegó hasta Famatina.

Jáchal, zona intermedia, fue utilizada para la travesía, sin tener en cuenta sus recursos. Permitía la comunicación entre Chile, Tucumán, Alto Perú y Córdoba, a través de un sistema de senderos que no tocaban la Ciudad de San Juan. Sin población blanca de asentamiento efectivo, allí eliminaron las naciones originarias hasta desaparecer en el siglo XVIII.

Diversas naciones ejercían soberanía, y entre ellas, en 1601, se levantó la "Doctrina de San José", junto al río Jáchal, constituyendo ésta la única avanzada en el desierto.

La misión logró subsistir y constituyó la base sobre la que Juan de Echegaray daría al pueblo de San José de Jáchal fisonomía y nombre definitivos.

En 1703, el rey de España Felipe V promulgó una real cédula para Chile cuya finalidad fue impedir el abuso de los encomenderos y evitar el traslado de los indígenas, que desde Cuyo se llevaban al vecino país, corriéndose el riesgo de un futuro despoblamiento.

Para ello se pensó en fundar nuevas poblaciones a fin de reunir los dispersos indígenas, adaptándolos a tareas agrícolas. Para encarar este objetivo, años más tarde, en 1735, se creó la Junta de Poblaciones en Chile, la que también debía cumplir el fin religioso de evangelizar a loa indios.

Sobre la vieja Doctrina de San José, en 1748, el obispo chileno Gonzáles de Melgarejo, erigió un curato.

Al año siguiente fue designado doctrinero permanente Fray Francisco Robledo y Frías, hombre de incansable celo pastoral, quien, como única autoridad en toda la región, dedicó su tiempo y esfuerzo a hacer realidad la fundación de un pueblo. Estableció, entonces, el necesario contacto con la Junta de Poblaciones para actualizar aquella primera iniciativa.

Sostiene el historiador jachallero Rocier Bravo que fue la intima amistad que unía al padre Robledo y Frías con la familia sanjuanina de los Echegaray, la que lo llevó a sugerir a las autoridades chilenas el nombre del futuro fundador de Jáchal.


Fundación

A fines de 1750 el Gobernador y Capitán General de Chile y Presidente de la Real Junta de Poblaciones, Domingo Ortiz de Rosas, dando cumplimiento al plan orgánico elaborado por dicha institución, designó al vecino de la ciudad de San Juan, don Juan de Echegaray Justicia Mayor y Superintendente de los Pueblos de la Jurisdicción de Jáchal, encomendándole la fundación de una población en dicha zona, en dependencia directa de aquella Junta y no del Corregimiento de Cuyo ni de las autoridades de San Juan.

Echegaray se trasladó a Jáchal, y en contacto con Fray Robledo y Frías, dio cumplimiento a las ordenes recibidas.

El día 5 de junio de 1751, Juan de Echegaray logró fundar la actual ciudad de San José de Jáchal, a cuarenta leguas al norte de San Juan de la Frontera. Según consta en el acta de fundación hizo convocar a todos los vecinos españoles, mestizos e indios de los pueblos de esta jurisdicción y fue obedecido y reconocido por todos por Justicia Mayor. (En Archivo Nacional de Chile, Acta de Fundación de San José de Jáchal, Sección Real Audiencia, Vol. 2907).

Fue asentado en el mismo lugar que ocupaba la vieja Doctrina y se respetaron las disposiciones hispánicas para su demarcación: una plaza mayor, y hacia cada costado tres cuadras separadas por calles de doce varas de ancho, contando en total cuarenta y nueve manzanas se destinaron solares para la Iglesia, casa de autoridades y para cárcel de personas.

El acta recuerda también los principios de la Real Cédula de 1703, por cuanto habla de "reducir" a los originarios a la vida política y cristiana. Esto significaba avecinamiento con fundamento religioso. Para el acto fundacional fueron convocados los habitantes de Iglesia, Calingasta, Mogna y Ampacama. Estos últimos se negaron a concurrir, resistiéndose a cualquier trato con el Superintendente Echegaray, de quien no aceptaron posteriores mercedes de tierra. Este episodio fue el comienzo del proceso que culminaría con el asentamiento de una nueva población en Mogna dentro de su misma jurisdicción.

El ámbito espacial asignado a Jáchal, que puede deducirse del acta, comprendía, excluido del Valle del Tulúm, asiento de San Juan de la Frontera, los Valles de Calingasta e Iglesia y, además, Mogna, Ampacama y Bermejo.

La confirmación de lo anteriormente expuesto puede encontrarse en la concesión de mercedes reales hechas por el fundador a los primeros habitantes en los siguientes años, según lo dispuso la Junta de Poblaciones en 1753 y dando satisfacción a los pedidos elevados por los vecinos.

Dichos otorgamientos de tierra abarcaban una enorme jurisdicción, extendiéndose desde la Falda Occidental de la Sierra de Valle Fértil hasta los contrafuertes andinos, y desde el limite con La Rioja hasta Tucunuco.

En Mogna y Ampacama no hubo repartimiento de tierras; allí se establecerían posteriormente otros pueblo, como ya lo manifestamos. Las mercedes reales fueron diseminadas hacia los cuatro rumbos del Valle de Jáchal, diferenciándose en forma de estancias, potreros, potrerillos, aguadas y ciénagas. Dichas tierras debían destinarse al cultivo, a la crianza de animales, constituyendo un complemento para las atractivas explotaciones mineras que ya comenzaban a vislumbrarse.

Tras la muerte de Juan de Echegaray en 1760, desde Chile se nombró a su sucesor, Juan Gregorio Bustamante, quien se desempeñó hasta 1776.

Producida la creación del Virreinato del Río de la Plata en agosto de 1776, comenzó un periodo de transición en lo referente a la administración de Jáchal. Continuó siendo gobernada por un Superintendente designado desde Chile hasta 1778, en que se suprimió este cargo, Jáchal se convirtió en una Pedania sujeta a la administración de la Intendencia de Córdoba.

Del acta fundacional se desprende que la única autoridad política para ese momento era la del “Justicia Mayor y Superintendente”, con jurisdicción en toda la extensa región conocida como Jáchal, subordinado a la Junta de Poblaciones y nombrado directamente por el Gobernador y Capitán General de Chile. No fue fundado el Cabildo aunque este haya existido tal vez en la mente pobladora del momento, ya que en plano de la población se reservó un solar para su futuro establecimiento.

El14 de abril de 1752 la Junta de poblaciones aprobó lo actuado por Juan de Echegaray y resolvió erigir en Villa al pueblo de Jáchal.

Una vez creado el Virreinato del Río de la Plata, al aplicarse la Real Ordenanza de Intendentes de 1782, se suprimieron los Corregimientos y fueron creadas divisiones políticas llamadas intendencias. Los territorios de Mendoza, San Juan, San Luis y La Rioja, ingresaron en la intendencia de Córdoba, en calidad de comandancias o delegaciones, gobernado por un Subdelegado bajo la autoridad de Gobernador Intendente de Córdoba. Independiente de este cargo, un Comandante de Armas, que estaba al mando de las tropas. En cada ciudad subsistió el prestigioso Cabildo.

Interrumpida su dependencia directa del gobierno de Chile, la región de Jáchal se incorporó a la Gobernación Intendencia de Córdoba, subordinada a la ciudad de San Juan.

El apogeo que había caracterizado a la región jachallera años anteriores, desapareció. Se manifestó una reducción paulatina en la explotación minera, a la vez que se fueron diluyendo los esfuerzos por mantener a la población en vida urbana.

Siendo Gobernador Intendente de Córdoba el Marqués de Sobremonte, informó al Virrey que en aquella lejana villa de Jáchal (San José de Jáchal), los indios, mestizos y blancos se resistían a agruparse en población, haciendo fracasar todo intento evangelizador.

Producida la Revolución de Mayo , el Cabildo de San Juan envió a dos delegados a comunicar lo acontecido a Jáchal y Valle Fértil: Francisco Pensado y Juan Crisóstomo Quiroga, respectivamente. Los jachalleros adhirieron con todo fervor a la causa.

En los años siguiente, la administración de Jáchal se ejerció en relación directa con la Junta Subalterna de San Juan a través de jueces pedáneos, quienes desempeñaban múltiples funciones

 

Más Infrmación http://es.wikipedia.org/wiki/Departamento_J%C3%A1chal
Página web http://www.jachal.gov.ar
Pueblos originarios HUARPES
Más Información http://www.fundacionbataller.org.ar/enciclopedia_visual/paginas/huarpes.php
Agradecimiento
Fecha: 04/07/2008 14:19:28
Para: walter oscar
Asunto: Adjunto Información
 
Señor Walter:
Gracias por solicitar nuestros Simbolos.  Le adjunto información y le invito a visitar nuestra página www.jachal.gov.ar.
Un Abrazo.
Julio Guerra.

VOLVER