VILLA  ATAMISQUI - Cabecera del Departamento 

     

Pase el mouse sobre la imagen

ESCUDO 

LOGO MUNICIPAL

HERÁLDICA

SIMBOLOGÍA

LOGO MUNICIPAL

   
   
HISTORIA del ESCUDO  
Más Información  

BANDERA 

 
       Más Información  
HISTORIA 

 

 

AGFA DIGITAL CAMERA

  

Villa Atamisqui es una localidad argentina de la provincia Santiago del Estero, asentada en la margen derecha del río Dulce, a 121 km de la capital provincial. Es la cabecera del departamento Atamisqui, y municipio de 3.ª Categoría.

Sus 2683 habitantes representan el 27 % de la población total del departamento.

Fundado en 1543, es una de las localidades más antiguas de Argentina.

El pueblo llevó originalmente el nombre de Soconcho, y en varias oportunidades, la crecida del río Dulce motivó su traslado

La Villa, además de las oficinas municipales, cuenta con una escuela primaria con más de mil alumnos, 2 escuelas secundarias, una jardín de infantes, una escuela terciaria, un destacamento de policía, un hospital que es referencia zonal, dependencias de la Dirección de Recursos Hídricos, un centro de jubilados, una parroquia y una plaza céntrica.
    


Atamisqui, Zamisque y Tamisque son los nombres que a lo largo de los viejos escritos va recibiendo esta antigua localidad desdoblada por el ferrocarril que creó una estación con el mismo nombre a unos pocos quilómetros.

La Villa y la Estación Atamisqui son dos momentos de una misma historia, descentrada, por la dinámica que impuso el trazado de las rutas del progreso. El antiguo camino y la estación de un tren ausente, son sólo recuerdos en la memoria de los más viejos. Hoy un largo desvío de la ruta principal conduce a estos lugares, que antes eran paradas exigidas, en el largo recorrido que atravesaba Santiago.

Ya en 1566 aparece marcado en el itinerario de Juan de Matienzo y desde allí, la vida seguirá el proceso que muchos de estos lugares, recorrieron durante la colonia, en el que signados por el trabajo de la tierra, bajo el señorío español, el indio y el negro, en la profunda convivencia de los tres, generaron espacios de una compleja dinámica, que aún no fue comprendida en toda su dimensión.

“Dice una vieja creencia que nuestro río Dulce es sólo apariencia del otro, que abajo corre oculto y caudaloso, subterráneo y que como el espíritu de esta tierra tiene más de escondido que de aparente.” 

La historia, sólo hecha de fragmentos, no alcanza para describir la intensidad de la vida, que se adivina en el ancestral y misterioso sonido de sus nombres.

Atamisqui ha sido y sigue siendo reconocido, por la calidad de sus tejidos y la habilidad de sus tejedoras, diseños estridentes de colores que rompen la monotonía del monte y renuevan los símbolos de las antiguas culturas, que en sus memoriosas manos cobran forma, en el ancestral ir y venir de la pala que aprieta la urdimbre en el viejo telar.

Existe una vieja leyenda recogida por Domingo A. Bravo en “Episodios Provincianos” [2], que relata el origen del tejido en Atamisqui, en tiempos en que había arribado al lugar un contingente de militares españoles, entre los que se hallaba un alférez real, que habiendo establecido una relación amorosa con una princesa inca, ésta lo acompañaba en su larga incursión. El alférez, poco tiempo después murió producto de las heridas recibidas en una de las tantas escaramuzas con los aborígenes del lugar, desgracia que sumió a la princesa en una profunda tristeza, quien terminó recluyéndose en un pequeño convento, que los jesuitas habían construido en el lugar. Desde allí se dedicó a enseñar a las mujeres del lugar, el arte del tejido.

Al poco tiempo, a razón de su profunda tristeza, la princesa murió y fue enterrada junto a la tumba de su compañero entre las que creció una planta que la gente del lugar denominó atamisqui, que finalmente dio el nombre a este pueblo.

 

Tierra de salitre y misterio, Atamisqui alcanzó cierta preeminencia económica, social y política en el siglo XIX. Aún se recuerdan las abundantes cosechas de trigo o el acopio de la lana que en gran proporción producían los rebaños de ovejas que se criaban en la zona. Todavía quedan como mudos testigos, los esqueletos de algunos molinos, y desperdigadas, ocultas por el tiempo y el monte, abandonadas, las muelas de piedra con las que se obtenía la preciada harina. Atamisqui en 1884, por entonces convertido en la cabeza del departamento que lleva su nombre, tenía aproximadamente nueve mil habitantes.

Sufrió inundaciones y sequías profundas, geografía de extremos, fue moldeando el espíritu de sus pobladores, forjado en el sacrificio diario de la dura subsistencia.

Reducto del quichua, antigua lengua de indios, que sabe de tiempo y de silencio, fue el lugar que eligió el Padre Miguel Ángel Mossi para escribir la primera gramática de esta lengua, que fuera publicada en nuestro territorio para luego ser enviada a la Exposición Internacional de París en 1890.

Pero más allá de los libros, esta lengua guarda la historia que revive en la dulce expresión de los atamisqueños, que todavía a media voz, empuja la memoria.

Más Información 

http://es.wikipedia.org/wiki/Villa_Atamisqui

http://jovenesrevisionistas.org/villa-atamisqui-un-pueblo-de-500-anos/


Son muy afamadas sus artesanías textiles, en especial sus coloridas y brillantes colchas. La principal materia prima utilizada es la lana de ovejas y también el algodón y , en algunos casos la combinación de ambos. Esta materia prima debe ser tratada, limpiada y desgrasada, hasta que se llega al hilado de la lana en un instrumento simple pero específico: el huso. Lo que caracteriza al tejido santiagueño es el color y la modalidad de sus dibujos. Las piezas más frecuentes son los baetones (colchas de lana pura y múltiples colores). También se destacan los ponchos, alfombras de pelo cortado, fajas, alforjas, jerguillas y telas.

Si querés conseguir los mejores tejidos de telar no podes dejar de conocer esta localidad que dista 120 kilómetros de la ciudad capital, asentada sobre la margen derecha del río Dulce.

Allí se localizan las mejores teleras de ponchos, ruanas y tapices que pueden conseguirse directamente en las casas de las tejedoras o el almacén general. Además, pueden obtener todo tipo de artesanías típicas de la región.

Más Información 

http://www.comunidadargentina.org.ar/default.aspx?cId=18444

  • Fiesta Provincial de la Vidala (3.ª semana de febrero, estos últimos 5 años no se realizó)
  • Fiesta de las sachaguitarras atamisqueñas (2.ª semana de julio)

 

Leyenda "La Telesita"

Los parajes santiagueños están plagados de historias y leyendas que han sido transmitidos de generación en generación por los lugareños, tal vez la más arraigada sea “la Telesita”.

Es una leyenda de ultratumba que involucra a una mujer hermosa que siempre se presenta harapienta y peregrina por los montes... Cuenta la historia que se trataba en vida de una joven llamada Telésfora Castillo, disminuida mental, que vagaba descalza por los villorrios. 
Mujer de buenos sentimientos, encontró la muerte en un incendio accidental. Desde ese momento se volvió milagrosa para todos aquellos que, en su honor, organizan pomposas fiestas a las que denominan “las Telesiadas”, donde se le piden favores.

Los peticionantes organizan coloridas reuniones, donde un muñeco vestido con harapos preside la mesa principal, rodeado de velas, son los interesados quienes deben bailar 7 chacareras en su honor y en cada vuelta tomar una copa de alcohol. 

Estas celebraciones son luego acompañadas por todos los invitados presentes y finalmente se recrea la muerte de esta joven quemando el muñeco que la representa. Típico y poco habitual ser invitado a esta celebración... tal vez tengan suerte

 

Más Información 

http://www.argentinaviajera.com.ar/santiago/atamisqui.html

Videos

https://youtu.be/1Mz8QKpwq3w          https://youtu.be/BMR8RpEnKB8

https://youtu.be/1K6zLIjYNc4

   
   

El Tiempo

Agradecimiento

De: waltosvanmee@fibertel.com.ar  

Fecha: 27/01/2017 10:53:11 

Para: munivatamisqui@gmail.com  

Asunto: solicitar símbolos 

Señor Intendente Gustavo Daniel HERRERO: Le agradeceré me informe (o provea) cómo obtener imágen y la simbología del escudo de Villa Atamisqui, su simbología y autor, etc, fecha y ordenanza de aprobación  así como  datos de otros símbolos que pudieren existir : bandera, logo, canción oficial p.e.          

  Es a solo efecto de completar debidamente http://heraldicaargentina.com.ar/3-Sant-VillaAtamisqui.htm    en un sitio administrado y mantenido exclusivamente por mí sin ningún carácter comercial, avisos, auspiciantes, etc, que lo invito a visitarla y  formule los comentarios y críticas que estime conveniente. O las direcciones de correo electrónico de las instituciones que pudieren ser depositarias de esos archivos. Esperando su respuesta, cualquiera ella fuere, lo saludo con mi mayor respeto.

VOLVER