BASE  ORCADAS - ANTÁRTIDA ARGENTINA

ESCUDO

LOGO de LA BASE

Reconstrucción No Oficial

 

HERÁLDICA

Forma: cuadrilongo apuntado cuartelado en cruz gruesa de púrpura coronado.

Trae en el jefe un tangle cóncavo de sable que lo separa de la base del blasón.

Trae en el primer cuartel sobre tapiz de plata un anemómetro con forma de flecha orientada a la diestra.

Trae en el segundo cuartel tapiz de plata con una imagen de un círculo con dos medias lunas a sus lados y sendas flechas superior e inferior con las letras N y S, todo de plata forro de sable

Trae en el tercer cuartel sobre tapiz de plata un pingûino de plata (gris) y sable orientado a la diestra.

Trae en el cuarto cuartel sobre tapiz de azur una cruz estrellada inclinada a 45° sobre el horizonte.

En el corazón del blasón un escusón elíptico de plata forro de sable cargado con un lema de fecha de sable.

Ornamentos: como timbre una corona de sable con diademas de navíos , cinco a la vista el central con una cruz al tope del mástil, los otros cuatro con un gallardete, todos de oro y sable, todas las velas de sable.

 El todo sobre un ancla de sable que lo sobrepasa en la punta con sus uñas y por sobre el blasón con su extremo superior de la cruz ocupando el tangle del jefe.

Por debajo una cinta de plata terminada cortada en ángulo en los extremos plegada sobre sí misma cargada con un lema toponímico de letras ariales capitales de sable.

SIMBOLOGÍA

El escudo está cuartelado  y los colores alternados de azul y blanco representan los colores patrios y su pertenencia a la Nación.

En los campos  están representadas las actividades científicas llevadas a cabo por el personal de la base: meteorología, geomagnetismo, biología y por último la Cruz del Sur resaltando su ubicación austral.

En el escusón está la fecha de su fundación 1904 y en la cinta por lo bajo el nombre de la Base sobre la cruz del ancla en la que se apoya el escudo simbolizando su origen y pertenencia naval.

 

LOGO de la BASE

Circular bordura de plata entre dos filieras púrpuras cargado con sendos lemas de calidad en arco superior e inferior.

En campo único trae en el centro una orquita de su color con gorra militar de plata que sostiene una bandera terciada en faja con los colores patrios brochante de un mapa de gules que representa la Isla Laurie y un triángulo de oro que representa el sector antártico de la península Argentina. Un lema de fecha que señala el año de su fundación. En la punta una cinta terciada en faja de azur y plata cargada con un lema toponímico

 

La República Argentina, a través de la Dirección Nacional del Antártico (DNA) y el Instituto Antártico Argentino (IAA), opera varias estaciones de investigación científica en la Antártida, dentro del territorio que reclama como propio denominado Antártida Argentina, aunque todas las reclamaciones territoriales se encuentran suspendidas por el Tratado Antártico. Entre ellas se encuentra la base Orcadas, la instalación permanente más antigua de la Antártida. Algunas de las bases operan durante todo el año, mientras que otras lo hacen solamente durante el verano antártico y otras son campamentos o refugios usados intermitentemente.

La DNA y el IAA dependen desde el 2003 del Ministerio de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto. La DNA desde su creación el 1 de enero de 1970 estaba bajo la dependencia del Ministerio de Defensa y se encarga del planeamiento, dirección, coordinación y control de las actividades científicas y técnicas argentinas en la Antártida, por medio del "Plan Anual Antártico". El IAA, creado en 1951, dirige, controla, coordina y ejecuta las investigaciones y estudios de carácter técnico-científico vinculadas a la Antártida. La logística antártica es responsabilidad de las Fuerzas Armadas, que por medio de sus respectivos Comandos Antárticos facilitan los medios necesarios para las campañas anual

Las islas Orcadas del Sur constituyen un archipiélago situado a unos 1.100 kilómetros al sudeste de la isla argentina de los Estados, casi en el mismo límite norte del Territorio Antártico Argentino, entre los paralelos 60° y 61° Latitud Sur y los meridianos 44° y 47° Longitud Oeste. Se trata de unas 40 islas e islotes pequeños que totalizan una superficie de casi 1.000 kilómetros cuadrados.Su acceso se realiza por mar.

En las costas libres de hielo, especialmente en las islas que emergen en el sur del archipiélago, los musgos y líquenes formando un compacto tapiz verde ponen en el paisaje una nota singular y atractiva que, unida a la presencia de las aves antárticas, principalmente petreles y pingüinos, que acuden a las islas en primavera y verano, atempera la sensación de soledad que produce el lugar.

La costa norte de la Isla Laurie presenta cuatro bahías, una de las cuáles, denominada Uruguay, mide 7 kilómetros de ancho. En la costa sur de esta bahía se abre la caleta homónima en la que se encuentra la instalación argentina. En el fondo de la caleta se forma entre las montañas un pequeño pasaje o istmo de poco más de 400 metros de ancho, que comunica la Bahía Uruguay con la Bahía Scottia que se abre en la costa sur de la isla, con una entrada de casi 4 kilómetros de ancho. En el fondo de esta bahía se abre la caleta homónima

 

Más Información http://www.marambio.aq/orcadas.htm

http://es.wikipedia.org/wiki/Bases_ant%C3%A1rticas_argentinas

HISTORIA 

 

 

 

 

La Expedición Antártica Nacional Escocesa encabezada por William Speirs Bruce navegó al mar Antártico en el buque Scotia llegando a él a principios de 1903. Al recorrer las costas de las Orcadas del Sur, el barco quedó aprisionado por los hielos en la isla Laurie, donde se levantó el 1 de abril una precaria vivienda para invernar y realizar diversos trabajos científicos.

Al zafar el barco de su difícil situación, navegó en diciembre hasta Buenos Aires para reaprovisionarse, y como Bruce deseaba que tuvieran continuidad los estudios que había comenzado, ofreció en venta al gobierno argentino las instalaciones de Omond House, el deposito de instrumental y los aparatos de observación en 5.000 pesos moneda nacional, incluyendo también conducir al personal para atenderlos. En la negociación participó el gobierno británico, representado por el embajador en Buenos Aires William Haggard, quien hizo por nota la invitación al gobierno argentino el 29 de diciembre de 1903 y luego prestó su conformidad a lo acordado. El presidente Julio Argentino Roca, por Decreto N° 3073 del 2 de enero de 1904, aceptó el ofrecimiento de las instalaciones y autorizando a la Oficina Metereológica Argentina (dependiente del Ministerio de Agricultura) para mantener la estación.

Buenos Aires, enero 2 de 1904
 

En vista de la nota del jefe de la Oficina Meteorológica Argentina y de los demás antecedentes y documentos relativos al establecimiento de nuevas estaciones meteorológicas y magnéticas en los mares del Sur de la República, y CONSIDERANDO:
Que es de alta conveniencia científica y práctica extender a dichas regiones las observaciones que se hacen en la isla de Año Nuevo y en el Sur de la República,
El Presidente de la Nación Argentina, decreta:
Articulo 1º - Autorizase al Jefe de la Oficina Meteorológica Argentina para recibir la instalación ofrecida por el señor William S. Bruce en las islas Orcadas del Sur, y establecer un nuevo observatorio meteorológico y magnético en las mismas.
Articulo 2º - El personal se compondrá de los empleados que el Ministerio de Agricultura designe y de los que posteriormente puede suministrar el Ministerio de Marina.
Articulo 3º - Anualmente serán reemplazados dichos empleados por los que se designe para relevarlos y que conducirá un buque de la Armada.
Articulo 4º - La asignación de sueldo y viático para los que no lo tengan determinado por el Presupuesto, así como los demás gastos requeridos, serán determinados por el Ministerio de Agricultura e imputados al ítem correspondiente del Presupuesto General.
Articulo 5º - Comuníquese, publíquese y desde al Registro Nacional.
Julio Argentino Roca
 

Wenceslao Escalante

Se dispuso enviar una comisión a recibirla, la cual incluirá al joven Hugo Acuña de la división de Ganadería, también nombrado encargado de estafeta postal "Orcadas del Sud" creada por resolución ministerial del 20 de enero, proveyéndoselo con una valija postal conteniendo estampillas, formularios y un matasellos (el perito de límites Francisco Pascasio Moreno fue promotor para que se instale esa oficina).

Los otros integrantes de la comisión eran Edgard C. Szmula, empleado de la oficina Meteorología Argentina y Luciano H. Valette, de la oficina de Zoología del Ministerio de Agricultura, bajo las órdenes de Roberto C. Mossman, junto con ellos quedaría Williams Smith, un miembro de la expedición escocesa, que quedó en la isla como cocinero.

El Scotia llegó a la isla Laurie el 14 de febrero y Bruce entregó al gobierno argentino las instalaciones el 22 de febrero de 1904, desde entonces ha estado en operación permanente.

El diario "La Prensa" de Buenos Aires, del 16 de junio de 1904, publicó una nota de su corresponsal en el viaje del Scotia a las Orcadas del 

Sur llevando la comisión, con las novedades producidas durante el mismo, de la cual se extrae el párrafo:

(...) Febrero 21. Hoy se arrió el pabellón inglés, izándose en su lugar el argentino. En seguida se procedió a la entrega formal de la isla y del Observatorio a la comisión argentina. Por la noche se festejó el acontecimiento brindando a la salud de los pueblos argentino e inglés. Luego hubo música, cantándose los himnos, inglés y argentino por las respectivas comisiones. Finalmente se brindó a la salud de los presentes y se cantó "Old land sing" del poeta escocés Roble Burns.

La fecha de transferencia y el cambio de bandera, está también registrada con la noticia enviada por Hugo A. Acuña al diario "La Nación" de Buenos Aires, 9 de julio de 1904, como también en su propio diario personal

(...) El Dr. Bruce nos hace entrega de la isla y observatorio y casa magnética (...) Retribuimos al Dr. Bruce sus sentidas palabras cantando todos el himno argentino e inglés y con prolongados aplausos se iza nuestra bandera, arriándose en seguida la inglesa. ¡Que momentos tan agradables. Ya tenemos el pabellón azul y blanco. Ya estamos en nuestra propia casa.

La comisión escocesa saliente, que trabajaba en la estación, debido a la escasez de espacio en la choza de piedra y techo de lona embreada, desde el 20 de febrero, había subido con sus pertenencias abordo del Scotia y solamente quedó la comisión argentina, con todos sus equipos y provisiones.

El 23 de agosto de 1906 el embajador británico Haggard expresó por nota al canciller argentino, Manuel Montes de Oca, que las Orcadas del Sur eran británicas y que la cesión de las instalaciones era transitoria.

El 7 de diciembre de 1906, mediante un decreto del presidente Figueroa Alcorta se nombraron comisarios para las islas Orcadas del Sur bajo la dependencia de la Gobernación de Tierra del Fuego:

Existiendo en los territorios australes de la República, diversos establecimientos nacionales como el Observatorio Metereológico Magnético de las Orcadas y siendo conveniente la creación de otros, y para proveer a su mejor administración;

El Presidente de la República DECRETA: Art. 1°-Nómbrase comisario, en la región en donde se halla el observatorio de las Orcadas, y en las islas de su archipiélago, el señor Rankin Angus. Art. 2° - Nómbrase comisario de la isla Wandel y de las islas y tierras inmediatas al señor Guillermo Bee. Art. 3° - Ambas comisarías continuarán dependiendo de la Gobernación de Tierra del Fuego.

Art. 4° - Comuníquese, publíquese y dése al Registro Nacional.

El 30 de marzo de 1927 se inauguró allí la primera estación radiotelegráfica de la Antártida.

La base dependió del Ministerio de Agricultura, hasta que en 1951 pasó a jurisdicción de la Fuerza Aérea Argentina. El 23 de diciembre de 1952, por Decreto Nº 13714, pasó a depender del Servicio de Hidrografía Naval de la Armada Argentina como Destacamento Naval Orcadas.

 y en 1952 a la Armada, tomando su nombre actual

La Base, fue fundada el 22 de febrero de 1904, y desde ese día hasta hoy ha sido permanente la presencia de argentinos en ese Base. De esta forma, la República Argentina constituye el país con mayor permanencia continua en el Continente Antártico.

La dotación de esta Base esta constituído por unos catorce hombres entre logísticos y científicos que son relevados año a año como en el resto de las Bases Argentinas.

Allí se realizan estudios de Sismografía, y Biología Terrestre, entre los que se pueden nombrar los estudios que se realizan en la pingüinera de Pingüinos Adelia, los censos de Aves y estudios a la comunidad de Focas de dos pelos o Lobos Marinos que habita en ese lugar.

Instalaciones

Está constituida por once edificios con una superficie cubierta de 1.370 m², vivienda con capacidad máxima para 50 personas con herrería, carpintería, taller, pañoles( depósitos), galpones y casa de emergencia, laboratorio fotográfico, casillas de observaciones magnéticas y usina.

Actividades

Meteorología. Magnetismo, componente vertical y horizontal, cómputos, observaciones y lectura de registros. Relevamiento geológico, localización de sensores y sismografía. Observación visual de auroras. Glaciología, estado del hielo en el mar. Biología, observación de fauna.

Monumento histórico

Primitiva casa-habitación ("Omond House"), de la Expedición Antártica Nacional Escocesa de William S. Bruce en 1903-04.

Más Información http://es.wikipedia.org/wiki/Base_Orcadas

http://www.oni.escuelas.edu.ar/olimpi98/Base-Antartica-Esperanza/orcadas.htm

 Página web: Blog 2010

http://orcadas2010.blogspot.com/2010/02/aqui-estan-estos-son-orcadas-2010.html

 

 

 

 

 

 

José Manuel Moneta fue un diplomático y técnico del Servicio Meteorológico Nacional de que nació el 9 de julio de ¿1901? El 30 de abril de 1940 por decreto Nº61.852 el presidente Roberto Ortiz creó la Comisión Nacional del Antártico bajo la dependencia del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto, para centralizar y tener a su cargo la consideración y asesoramiento de todos los asuntos relativos al amparo y desenvolvimiento de los intereses argentinos en el Antártico. Moneta se desempeñó entre 1946 y 1948 como secretario general de la misma y posteriormente se le encomendaron diversas misiones diplomáticas, una de ellas como delegado plenipotenciario de la República Argentina ante la Conferencia Ballenera Internacional que se celebró en Washington D.C..

José Manuel Moneta falleció el 31 de marzo de 1972. En las islas Orcadas se conserva como una reliquia histórica y con el nombre de “Casa Moneta” la casa-habitación donde vivió el mismo con sus compañeros en las expediciones que integrara.

 intervino en las expediciones a las islas Orcadas del Sur de los años 1923, 1925. 1927 y 1929, dejando testimonio de ello en el libro Cuatro años en las Orcadas del Sur y, como diplomático, desempeñó en nombre del gobierno argentino varias funciones vinculadas a la Antártida

Sus viajes a las Orcadas del Sur

Por decreto del 2 de enero de 1904 el presidente Julio A. Roca creó un observatorio metereológico en las islas Orcadas del Sur en las instalaciones que había cedido el explorador escocés William Speirs Bruce. La primera expedición partió en enero de 1904 y estaba compuesta por cinco personas, de los cuales solo uno era argentino, que pasarían un año íntegro en la casa habitación de 9,50 × 5,50 metros.

Se trata de una casa habitación que durante 34 años consecutivos sirvió de vivienda al personal de las distintas expediciones. Construida íntegramente en madera, con dobles paredes entre las que se encuentra un espacio de 10 cm de relleno de aserrín, que junto a unas tres capas de ruberoil exterior que forraba las paredes, conformaba una aislación térmica.

Con el transcurso de los años, esta casa fue ampliada para llegar a darle el doble de su capacidad original. Originalmente tenía 9,50 mts de largo por 5,50 mts de ancho componiéndose de 3 dormitorios, cocina, sala de trabajo y de estar y una despensa para víveres. En 1926 se le agregó en su costado norte un pequeño galpón para ampliar la despensa y en un ángulo que formaba el mismo se instaló un baño. Al año siguiente, en el costado sur se construyeron dos habitaciones pequeñas destinadas a la estación radiotelegráfica, y en 1928 se agregó otra habitación.

Con estas modificaciones, llegó a tener 20 mts de largo pues los agregados mantuvieron el sentido longitudinal y su orientación noroeste-sudeste facilitaba la menor resistencia a los permanentes vientos que todo el año azotan la región. En las inmediaciones se realizaron otras construcciones destinadas a trabajos científicos. Fueron levantadas 3 casillas de madera, de reducidas dimensiones, y se encuentran a 150 mts al oeste de la casa habitación y a pocos metros del cementerio de las Orcadas. En 1925 fue construida una cuarta casilla destinada a la primitiva estación radiotelegráfica, pues la original quedaba cubierta por completa por los glaciares del sector. Posteriormente, el 27 de marzo de 1927 fue inaugurada la estación radiotelegráfica.

Puede llamar la atención que las exploraciones eran realizadas por numerosos exploradores de origen extranjero y la presencia de argentinos no era numerosa. Esto se debía -según Moneta- a que la vida en las regiones polares era desconocida para la mayoría de los compatriotas, que además no estaban habituados a los rigores climáticos de esta zona. Por otra parte, se exigía personal técnico capacitado para las actividades científicas que allí se realizaban y por ello la antigua oficina meteorológica nacional estuvo integrada muchas veces por personal extranjero.

Moneta había leído en su niñez libros acerca de las expediciones polares e incluso durante un tiempo vivió en Tierra del Fuego, lo que incentivó su interés por las tierras antárticas. Teniendo en mira su propósito de viajar a la Antártida ingresó muy joven a la Oficina Metereológica donde al cabo de casi cuatro años de trabajo y en base a la experiencia adquirida se postuló, y fue aceptado, para integrar la expedición de 1923.

Desde 1904 el observatorio había estado ocupado permanentemente con equipos que se renovaban anualmente y que permanecían aislados todo el año hasta su relevo dado que no contaban con transmisores de radio ni otro medio de comunicación; por otra parte también carecían de asistencia médica porque no había personal sanitario entre sus integrantes por lo que en caso de cualquier contingencia quedaban librados a ellos mismos. Así, por ejemplo, en una de las expediciones en que un integrante sufrió un accidente y se le congelaron los dedos de la mano, el jefe de la expedición debió hacer –sin anestesia y con instrumentos rudimentarios- la amputación de ocho dedos para salvarle la vida pues había aparecido una gangrena que no pudieron detener.

Moneta y sus compañeros fueron llevados en un transporte de la Armada argentina hasta las islas Georgias del Sur y allí embarcaron en un buque ballenero que después de algunos días de navegación los dejó en el observatorio junto con las provisiones y combustible con los que deberían subsistir hasta que se produjera su relevo un año después. Moneta volvió a integrar los equipos que permanecieron en el observatorio durante los años 1925, 1927 -la primera que estuvo integrada totalmente por argentinos- y 1929, desempeñándose como jefe en las dos últimas ocasiones.

El observatorio tenía como misión recoger en forma permanente y volcar en numerosas planillas los datos científicos que incluían la altura de la nieve, presión atmosférica, temperatura del aire, humedad relativa, tensión del vapor, nubosidad y forma de las nubes, fuerza y dirección de los vientos, visibilidad -con lo que se determina el grado de transparencia de la atmósfera-, cantidad de horas en que el sol ha brillado, etc. además de observaciones directas de magnetismo terrestre, esto es la declinación e intensidad horzontal y la inclinación magnética, todo ello con los instrumentos correspondientes, para lo cual debían turnarse en guardias porque algunas observaciones se realizaban cada cuatro horas. Además de las tareas de observación metereológica y de mantenimiento de las instalaciones los cinco integrantes también debían obtener parte de sus alimentos; entonces obtenían carne cazando cormoranes con escopeta y pingüinos y focas, con palos y también recolectaban huevos de pingüino.

Primer enlace radiotelegráfico

La expedición de 1927 fue de seis hombres pues incorporó al radiotelegrafista suboficial de la Armada Argentina Emilio Baldoni ya que llevó un equipo de transmisión que fue instalado en la Base. A mediados del mes de marzo comenzaron los reitrados intentos de comunicación pero los días fueron pasando sin escuchar una respuesta. Hasta el momento no se sabía si eso era factible, ya que la distancia y las inclemencias del tiempo eran factores desfavorables para la radiotelegrafía, teniendo en cuenta los equipos de aquella época. Cuando ya llevaban 11 días en tal situación y comenzaban a desmoralizarse, narra Moneta: ”el 30 de marzo de 1927 … el manipulador impulsado por el firme puño de Baldoni decía: CQ... CQ...CQ... de LRT... LRT... LRT... Orcadas, Orcadas, Orcadas llamada general de las islas Orcadas del sur... de las islas Orcadas....contesten llamadas muy largas para poder sintonizar... llamada de Orcadas del sur..." de pronto cuando estaban por abandonar escuchan, siempre en lenguaje Morse: “LRT … LRT,,,” con el que les respondían desde la Estación LIK de Ushuaia, la ciudad más austral del mundo.”

Al día siguiente en la Base se recibieron cinco despachos, uno era el saludo y felicitación del presidente Marcelo Torcuato de Alvear, otros tres las contestaciones oficiales de otras autoridades y el quinto –y más importante- decía: "Moneta, Jefe Expedición. Islas Orcadas" - "Familias de todos bien” - "PLATE. Director Meteorología". En esa forma quedaba roto el aislamiento de la Base y sus datos se empezaron a transmitir de inmediato a Buenos Aires para ser utilizados en los pronósticos, junto con la información proveniente del resto del país.

Las nuevas instalaciones permitían que en la Base se pudieran escuchar, aunque con mucha dificultad, algunas transmisiones radiofónicas del continente. Ello permitió que en la noche del 24 de mayo de ese año el diario La República y la emisora L.O.T. Olivos (que había sido seleccionada por ser la que mejor escuchaban en las islas) organizaran una audición especial durante la cual los orcadenses pudieron escuchar hablar a sus familiares.

Sus experiencias de esos años fueron vertidas por Moneta en su libro Cuatro años en las Orcadas del Sur que recibió el premio de la Comisión Nacional de Cultura y fue objeto de sucesivas reediciones. También escribió el libro Nos devolveran las Malvinas.

 

Más Información http://es.wikipedia.org/wiki/Jos%C3%A9_Manuel_Moneta
Filatelia

  

OTRAS BASES ANTÁRTICAS

                

  

 

AGRADECIMIENTO

ARIEL GUSTAVO SILES
TENIENTE DE NAVIO
SUBJEFE DE BASE

Fecha: 16/04/2010 02:17:11 p.m.
Asunto: SALUDOS ANTARTICOS

SR. VAN MEEGROT:
LE ENVIO DOS ESCUDOS EN COLORES DE LA BASE ORCADAS (EL HERALDICO Y UNO INFORMAL QUE LA REPRESENTA DESDE HACE AÑOS, TAMBIEN). ASIMISMO, LE ENVIO LOS ESCUDOS DE LAS BASES JUBANI, CAMARA Y DECEPCION. EL LIBRO DEL CUAL UD. HACE REFERENCIA ES MUY INTERESANTE E ILUSTRATIVOS DE COMO ERAN LAS COSAS POR ACA E INCREILEMENTE, PESE AL PASO DEL TIEMPO Y DE LA TECNOLOGIA, TAMBIEN DETALLA MUCHAS COSAS DE LA MISMA MANERA COMO SE DESARROLLAN ACTUALMENTE.
LE MANDO UN CORDIAL SALUDO Y ME ALEGRA MUCHO SU INTERES POR ESTA BASE.
 
ATTE.
 

ARIEL GUSTAVO SILES
TENIENTE DE NAVIO
SUBJEFE DE BASE


 

 

VOLVER